Reserva Natural Ecoparque Sabana

ecoparque.jpg
Foto: inaturalist.org

La influencia de la restauración ecológica, cultural y participativa busca recuperar los humedales Jaime Duque y Arrieros, en la reserva natural Ecoparque Sabana del Parque Jaime Duque, en el municipio de Tocancipá.

Con la conformación de un bosque nativo de más de 70 hectáreas se busca promover y fortalecer la sostenibilidad ambiental, generando un impacto en el ámbito local y global, esto, a partir de integración y participación de las comunidades que contribuya no solo en la recuperación de los ecosistemas naturales, si no en la salud del planeta.

Los humedales Jaime Duque y Arrieros, estaban cubiertos por pasto kikuyo y buchón, plantas invasoras y no contaba con espejo de agua, por eso, con la plantación de especies nativas se logró conformar el hábitat para fauna propia de la sabana de Bogotá. 

Entre los beneficios en los que aporta el proyecto ambiental, es la reducción del impacto de gases de efecto invernadero, ya que se encuentra ubicado en medio de una zona industrial. Además, del impacto positivo sobre el río Bogotá, teniendo en cuenta que el Ecoparque está a menos de cuatro kilómetros del afluente y una de las funciones de los humedales es ayudar a amortiguar los caudales, protegiendo a las poblaciones de posibles inundaciones. 

Edwin Pérez, gestor social del lugar, habló en ‘CiberPlaneta’, sobre la restauración ecológica de la reserva y las actividades educativas y ambientales que se realizan en el Parque Jaime Duque.

Por lo tanto, el parque Jaime Duque, busca brindar a los colombianos espacios que promuevan la educación, recreación, cultura y diversión convirtiéndose en un centro de conservación de la vida, memoria histórica y naturaleza, a través de atracciones y acciones que fortalecen la enseñanza, protección de los ecosistemas, fauna y flora endémica.

Share this