¿Qué es el tecnoestrés y cómo prevenirlo?

LAUD TECNOESTRES.jpg
Foto: RTVE.es

El estrés tecnológico no es nuevo, pero cada vez es más frecuente.

La pandemia del coronavirus ha traído consigo otras enfermedades que agobian la salud mental de muchas personas por la sobreexposición a dispositivos y dinámicas digitales que en muchos casos puede desencadenar tecnoestrés, en especial cuando se habla de teletrabajo.

El tecnoestrés se deriva del desajuste entre las demandas laborales y los recursos personales que pueden provocar ansiedad, cansancio, dolores de cabeza, fatiga mental y física, dolores musculares, temor y aburrimiento, entre otras conductas negativas.

Este fenómeno afecta cada vez a más personas, así lo revela el estudio ‘Tecnoestrés 2020’, realizado por el Instituto de Seguridad y Bienestar Laboral, en el cual se indagan los efectos en los empleados, teniendo en cuenta a varios países de la región, entre ellos Colombia.

La investigación señala que el 96 por ciento de las personas consultadas tienen que hacer uso de tecnologías para su trabajo. Además, el 42 por ciento indica que el consumo excesivo de tecnologías en el trabajo o el estudio le generó problemas en su ámbito laboral y personal, como falta de rendimiento, discusiones y disminución de espacios de interacción social.

Así mismo, un 20 por ciento dice sentirse agotado siempre o con frecuencia, después de hacer uso de tecnologías, porque el empleo de estas herramientas conduce a trabajar con plazos muy ajustados algunas veces.

Por otro lado, el informe destaca que las tecnologías que más generan efectos perjudiciales por su uso excesivo son el teléfono móvil y las plataformas de redes sociales, con el 62 y el 53 por ciento de afectación entre las personas indagadas.

Marcelo Melamed, vicepresidente de Recursos Humanos de Lumen Technologies Latinoamérica destaca la importancia de contar con momentos para la desconexión. “Hay que tener tiempo de desconexión, que tengan en cuenta pequeñas pausas en medio de la jornada laboral. Se deben buscar espacios fijos que permitan asociar el uso de herramientas tecnológicas para fines laborales solo con estos lugares”

Es conveniente tener el computador en una habitación diferente al dormitorio, mantener la rutina como si estuviera en la oficina y realizar una pausa en la mañana, una en la tarde y mantener el horario de almuerzo. Además, se debe separar el espacio laboral del personal. Así como realizar actividades de ocio que no se relacionen con la tecnología, como leer o hacer deporte en casa.

 

Share this