Ya inició el primer programa de reincorporación con enfoque ambiental

proyecto reincorporacion.jpeg
Foto: El Tiempo

Ambientes para la paz: vida digna y reconciliación, beneficiará a 3810 personas: 30 % excombatientes de las Farc y 70 % miembros de organismos locales.

Un programa con enfoque de reincorporación que impulsa iniciativas de formación ambiental para comunidades locales y excombatientes de las FARC – EP.  

El proyecto contribuirá al desarrollo de alternativas de conservación que aporten al desarrollo sostenible, a la construcción de paz territorial y al buen vivir de las comunidades en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación. Empezará en el Meta y Caquetá, beneficiará a 3810 personas: 30 por ciento son excombatientes de las FARC y 70 por ciento miembros de organizaciones locales como Juntas de Acción Comunal, comités, asociaciones, gremios y cooperativas.

El  ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo mencionó “Con la dejación de armas, tanto excombatientes como comunidades locales, tendrán alternativas de generación de ingresos a través de la conservación, uso y manejo de los recursos naturales y el desarrollo sostenible”.

En la primera fase del proyecto se busca construir una visión de desarrollo sostenible donde se aborden varios temas verdes, que vayan desde  la formación en temas administrativos y financieros, hasta iniciativas ambientales productivas y de conservación, orientadas al control de la deforestación, la adaptación al cambio climático así como los sistemas productivos actuales sean más sostenibles.

Este proyecto no solo promueve un proceso de reincorporación comunitario y colectivo, sino también de las comunidades de las zonas, especialmente mujeres y jóvenes; y por otro lado, hacer énfasis en el tema ambiental.

El programa, financiado por el Gobierno de Noruega, será implementado por el Ministerio de Ambiente, el Consejo Noruego de Refugiados (NRC), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) y las Farc-EP.

Christian Visnes, director del Consejo Noruego para Refugiados, “la respuesta de la cooperación internacional se está adaptando para promover la transición hacia una paz duradera; hoy las comunidades locales inician un proceso para gestionar sus propios proyectos, donde además se promoverá la resolución pacífica de los conflictos locales y la cohesión social para crear ambientes seguros y de protección en comunidades que históricamente han sido afectadas por el conflicto. El compromiso del Estado para garantizar estas iniciativas locales será vital”.

Con información de: El Tiempo.

Share this