Y todo sigue igual

politica.jpg
Foto: AFP

Alejandra Barrios y Gustavo Álvarez Gardeazábal ponen el dedo en la llaga en cuanto a la corrupción rampante en Colombia.

El sonado caso de Odebrecht y su afán de participar económicamente en las campañas políticas electorales, han desencadenado un airado debate en la región. Para entender  o por lo menos tratar de hacerlo sobre su impacto en Colombia invitamos en el programa ‘Revista de la Mañana’  a dos personajes que conocen en profundidad el  país. A la directora de la Misión de Observación Electoral (MOE) y al escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal.
 
Para la MOE el seguimiento del ejercicio electoral tiene su limitante, en especial cuando se trata de la carrera presidencial y del legislativo.
 
“Ya llega un momento donde las transacciones que se hacen o las negociaciones que se hacen, que son en algunos casos Senadores de la República y Presidencia de la República eso no lo alcanzas a detectar. No lo alcanzó a detectar ni la MOE, pero tampoco lo alcanzaron a detectar ni las autoridades, ni los medios de comunicación” resalta una de las impulsoras de la Constitución del 91.
 
Pero no es falta de oficio periodístico, el entramado es muy complejo para ser detectado.
 
“Son negociaciones de contratos que se hacen en otros países, a través de banca internacional en donde las consignaciones se realizan en paraísos fiscales, por lo tanto los pagos a las empresas no se hacen en Colombia sino en el exterior y donde todo un circulo de negociaciones se construye es a partir de la entrega de recursos entendidas como sobornos o s como pagos de gestión”, dijo la directora de la MOE. Escuchar Audio.
 
El escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal no se fue por las ramas, fue directo y señaló varios problemas qué tiene el país.
 
“Este es un país fariseo, en donde sabemos que las cosas pasan y hacemos creer que ellas no suceden” indicó el periodista.
 
Sobre la corrupción comenzó su reflexión el periodista: “el señor Presidente de la República y su Ministro de Hacienda le presentan al Congreso un presupuesto que incluye un capítulo llamado “cupos indicativos” por medio de los cuales el gobierno le concede a los congresistas que votan favorablemente ese presupuesto, unas platas para que ellos puedan repartir en las provincias o regiones y que son casi siempre adjudicadas a dedo, no por licitación a los contratistas que se han apoderado de los partidos políticos”. Escuchar audio.
 
Para el escritor de la ‘Misa a terminado’ es claro que todos sabíamos que las campañas se pasan del tope, que no declaran todo el dinero que ingresa, ni lo que se recibe en especie.
 
“Mientras no le peguemos un revolcón a las leyes para volverlas reales y a las consciencias ciudadanas para hacerles ver que la teoría del avispado no puede seguir rigiendo en Colombia, no vamos a ninguna parte” Dijo Gardeazábal.
 
Todo parece apuntar que el país espera no solo un borrón y cuenta nueva, sino que la ley se aplique, por el momento seguimos esperando a que las investigaciones sigan, pero que sobre todo terminen. 
 
Share this