Ventiladores hechos por la academia tienen el visto bueno del Invima

Ventiladores.png
Foto: Universidad de La Sabana

Colombia ya cuenta con ventiladores hechos en el país para atender a pacientes que padecen el Covid-19.

En medio de esta emergencia sanitaria que ha arrojado un número importante de colombianos contagiados y muertos por el coronavirus, existe la preocupación por la falencia de ventiladores, los cuales, han tenido que ser importados para atender esta enfermedad.

No obstante, una buena noticia surgió, y es la aprobación por parte del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, quien aprobó los protocolos clínicos y autorizó las pruebas en humanos del dispositivo Unisabana Herons, fabricados por los Ingenieros con el apoyo de médicos de la Universidad de La Sabana.

Luis Fernando Giraldo, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Sabana, @unisabana  y Director de Servicio de Neumología Intervencionista de la Fundación Neumológica Colombiana, quien estuvo en LAUD 90.4 FM ESTÉREO, explicó que El ventilador desarrollado por la Universidad de La Sabana tiene modo ventilatorio controlado por volumen, permite administrar PEEP (positive end expiratory pressure), regula la frecuencia respiratoria, la concentración de oxígeno, la relación de tiempos entre la inspiración y la espiración. Cuenta también con filtros de aire convencionales que lo protegen frente a partículas y microorganismos, y tiene una interfaz gráfica que permite el monitoreo de presiones y volúmenes.

“Con este aval esperamos que se salven muchas vidas y que ninguna persona se muera por falta de ventilador mecánico. El Invima nos aprobó el inicio de la fase clínica, está previsto que haya dos fases y esta es la primera. Consiste en un estudio dirigido a cinco pacientes y cada uno de ellos se le instala el ventilador durante 24 horas y al final se recogen los resultados para luego enviárselos al Invima con el fin de que los analice y del aval para el inicio de la fase dos”, señaló el galeno.

La segunda fase de estudios clínicos, es con un grupo más grande de pacientes, con el objetivo de evaluar si se presentan efectos secundarios por el uso del ventilador.

Se vigilará la seguridad para no exceder los límites en presiones del aire dentro de las vías respiratorias y en volúmenes de aire en el paciente, en concentraciones de oxígeno, en frecuencia respiratoria y en relaciones de tiempos de inspiración (inhalación) y la espiración (exhalación), y que no haya ningún fallo durante el periodo de observación, manteniendo los parámetros estables en el ventilador. Además de esto, se evaluará si el ventilador tiene un efecto secundario y si se comporta de manera similar a como se comportan los ventiladores comerciales.

El objetivo principal de la producción en serie de este dispositivo es poder suplir la posible carencia de ventiladores en la atención de la contingencia que vive el país, y de esta forma, desarrollar una alternativa de bajo costo y rápida fabricación, que sirva a los pacientes y logre contribuir a salvar el mayor número de vidas.

Escuchar entrevista aquí:

 

 

Información Universidad de La Sabana.

Share this