Un Disparo en la oscuridad

ozzy_osbourne.jpg
sitioco.com

Pocos minutos faltaban para las ocho de la noche. Lentamente la melodía de Bark of the Moon se adueñaba del parque Simón Bolívar, el sueño dejó de ser para convertirse en realidad. Ozzy Osbourne, el vocalista de la clásica banda Black Sabbath la cual abandonó hace cerca de treinta y tres años estaba en Bogotá.

Una pantalla en cada costado del escenario ideal para el poco público que acompañó el evento y un escenario poco novedoso, se puede resaltar a demás de una luces en el piso de la tarima cerrando un cuadro lúgubre lleno de elegancia y sobriedad ideal para el show del príncipe de las tinieblas, el por supuesto vestido de negro sin extravagancias, su voz impecable tanto que podríamos dudar de su vida de extremos, esta bien no lo dudamos pero si nos sorprende su estilo vocal.

Su anterior concierto había sido dos días antes en la capital de Ecuador y es fácil entender que son dos grandes retos a cualquier edad para un artista, dos presentaciones seguidas en la altura de Bogotá y Quito (Si se queja la selección Brasil y la de Argentina en las eliminatorias) Ozzy muy moderado en los movimientos hasta el piso gateando como un minino nos decía que tiene fuerza para mucho mas. Después de la increíble canción shot in the dark deja por cerca de 9 minutos  a los nuevos e increíbles músicos el primero y el mas especial en este nuevo rumbo de la música de Ozzy es el guitarrista Gus G (firewind, Nightrage) Griego egresado del Berklee College of Music es el diamante mas llamativo de la critica y de los fanáticos de Ozzy, Gus G se apodero del costado derecho y tenia un recurso visual poco visto en vivo, una ráfaga de viento que elevaba su cabello nos recordaba al enorme Zakk Wylde en el video de No More Tears. Su solo fue emotivo hasta el descrestador momento de interpretar la camisa negra de Juanes. El bajista es el Ex Rob Zombie Blasko, en los teclados el hijo de Rick Wakeman (ex teclista de Yes) Adam Wakeman y mi favorito Tommy Clufetos (ex Ted Nugent, Alice Cooper y Rob Zombie) en la batería.

Discursos como “Que chimba de energía” fueron cambiados por los quiero o no los oigo cundo el publico gritaba “Oe, oe, oe, Ozzy…Ozzy. Oe, oe, oe” y era el director del coro y todos gritábamos mas “Oe, oe, oe, Ozzy…Ozzy. Oe, oe, oe”  Por supuesto que faltaron canciones como la ya citada No More Tears y Perry Mason o por que no un Never Say Die recordando su ultima grabación con Black Sabbath. Antes de las diez de la noche fue el hasta luego con Ozzy y escribo hasta luego porque prometió volver.

Share this