Tuberculosis: Una enfermedad sin fin

sintomas-tuberculosis.jpg
Foto: Webconsultas

Esta es una  infecciosa mortífera que sigue matando gente alrededor del mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de muertes por tuberculosis bajó un 37 % entre los años 2000 y 2016, con grandes descensos en Europa y en la región Asia Pacífico, aunque sigue siendo la primera causa de muerte por enfermedad infecciosa, por encima del sida.                                      

A pesar de los buenos resultados en el descenso de la tasa de mortalidad, en 2016 se registraron 6,3 millones de nuevos casos de tuberculosis, lo que supone un incremento con respecto a 2015, cuando hubo 6,1 millones de nuevos contagios.

Para Médicos Sin Fronteras (MSF),  a través de un año asegura que cada año aumentan los casos de formas de tuberculosis resistentes a los medicamentos (TB-DR). Sin embargo, la brecha diagnóstica sigue siendo masiva: cuatro de cada cinco personas con TB-DR no son diagnosticadas y solo la mitad de los pacientes que comienzan el tratamiento logran curarse.

El informe afirma que los países con la mayor carga de tuberculosis tienen serias dificultades a la hora de implementar las prácticas y herramientas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para comenzar a vencer de una vez por todas a esta epidemia.

Es por eso que ente esta preocupación el próximo mes, en Moscú, los ministros de salud de la mayor parte de los países del mundo se reunirán en la primera conferencia ministerial mundial para acabar con la tuberculosis.

En septiembre de 2018, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas que se celebrará en Nueva York, los líderes mundiales tendrán la oportunidad de asistir a la Reunión de Alto Nivel de la ONU sobre esta enfermedad, que será también la primera reunión de este tipo que organice la ONU.

Tuberculosis               

La tuberculosis (TB) es una enfermedad contagiosa que se transmite por el aire. Un tercio de la población mundial está infectada con el bacilo, pero solo una de cada 10 personas desarrolla la forma activa. Un sistema inmunológico sano la mantiene en estado latente (no presenta síntomas ni puede transmitirse), pero la enfermedad se desarrolla fácilmente en un sistema inmunológico debilitado y por eso es tan común en las personas con VIH.

Esta enfermedad afecta principalmente a los pulmones, se propaga por el aire al toser, estornudar o escupir. Los síntomas de la tuberculosis pulmonar son tos persistente, fiebre, sudoración nocturna y pérdida de peso. Pero la infección también puede afectar a casi cualquier parte del cuerpo, como los nódulos linfáticos, la espina dorsal o los huesos.

Con información de: El Espectador. 

Share this