SIPARES entregó el primer informe de violencia política

Violencia.jpg
Foto: www.criteriohidalgo.com

Tendencias como el miedo al financiamiento legal de campañas, la falta de seguridad por parte del Estado previo a elecciones, más el reporte de 80 víctimas de 42 hechos de violencia electoral hacen parte del estudio.

La Fundación Paz y Reconciliación realizó la primera entrega del informe que pone en evidencia los riesgos y los casos de violencia que vive el país antes de los comicios previstos para octubre. La investigación la hizo el Sistema de Información de la organización SIPARES con el objetivo de llamar la atención sobre las alteraciones que enfrenta el proceso democrático debido a casos de corrupción, conflicto armado, falta de planes de seguridad y control territorial.

El estudio reveló que en el tiempo comprendido del 27 de octubre de 2018 al 30 de marzo de este año se han presentado 42 hechos de violencia electoral en el país, de los cuales han sido contra partidos: 17 de gobierno, 12 independientes, 25 de oposición y 23 sin identificar su tendencia política. Los casos más altos se reportaron en el departamento de Tolima, seguido de La Guajira, Valle del Cauca, Antioquia, Bogotá, Cauca y Putumayo.

Los sectores más victimizados son los que han presentado un crecimiento político. Al respecto Ariel Ávila subdirector de la Fundación indicó a LAUD 90.4 FM ESTÉREO: “Los más afectados son los de la coalición de gobierno como el Centro Democrático y el de la oposición, en cambio partidos como Cambio Radical tiene unos niveles más bajos”. Escuhar entrevista. 

De las 80 víctimas registradas, 18 son aspirantes para las próximas elecciones de los cuales cuatro fueron asesinados, 13 amenazados y un caso de desaparición forzada. Los perfiles más comunes son precandidatos, personas que denuncian hechos de corrupción y funcionarios públicos de elección popular actualmente en ejercicio.

Tres de las tendencias que alerta el informe es el miedo de la empresa privada al financiamiento de las campañas a raíz del caso Odebrecht, esto ha hecho que se abra la puerta a la consecución de recursos ilegales a través del narcotráfico o la minería ilegal. Adicional a ello está el uso de la violencia como mecanismo de competencia electoral. Otra es la falta de planes de seguridad por parte del Gobierno Nacional.

Al respecto Ávila señaló: “Desafortunadamente el problema que tenemos es que la estrategia del Estado es muy buena para blindar el día de las elecciones, despliega Ejército, Policía, etc. Pero todo este proceso que estamos viviendo comienza nueve meses antes que es la infiltración de recursos y la intimidación a candidatos y para eso no hay un plan claro”. De otro lado, manifestó que “en el 80 % de los casos no hay claridad de quién está cometiendo los homicidios, las consecuencias de que sectores locales y políticos estén pagando para que eso pase”.

Por su parte el director de la Fundación Paz y Reconciliación, León Valencia Agudelo, dijo que estas son nuevas mutaciones de las prácticas ilegales que se dan a causa de informes como el que se presenta a la fecha. Primero fue el paramilitarismo, luego en las elecciones de 2014 fue la financiación corrupta como la de Odebrecht y ahora en estas revelaciones se teme que sean los dineros ilegales los que estén detrás de las campañas. Escuchar entrevista.

El estudio presentado por SIPARES hace parte del primer trabajo de análisis que presenta el sistema en materia de violencia política, el cual pertenece a la reciente plataforma tecnológica de investigación y difusión de datos que la fundación pondrá a disposición de la sociedad civil e instituciones.

Share this