Sanción contra el culpable y lucha contra la corrupción

universidad distrital web.jpg
FOTO: UNIVERSIDAD DISTRITAL

A la comunidad universitaria y a la opinión pública:

 

 

La Procuraduría General de la Nación, órgano competente para tales efectos, ha confirmado en segunda instancia la sanción contra Wilman Muñoz, antiguo director de Extensión. Lo ha destituido e inhabilitado por 17 años y medio para ejercer cargos públicos, una decisión con la que el ente de control ha hecho justicia en favor de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, afectada como la que más, a causa de las tropelías ejecutadas por este exfuncionario.

El proceso fue desatado gracias a la queja que al respecto hiciera personalmente Ricardo García, el rector del alma mater, quien a su turno adelantó una indagación previa para recaudar las pruebas que resultaron apabullantes, a fin de que se tipificara el peculado con el que el antiguo director del Idexud provocó el desvío de los ingresos de Extensión, provenientes de los convenios con entidades externas. Este es el caso de vigilancia y control, generado por la propia Universidad, con efectos más rápidos y contundentes, en materia de lucha contra la corrupción; con unos alcances sin precedentes; pues fue su propio rector el que con valor civil destapó un sistema criminal en el desvío de recursos. 

La respectiva denuncia fue interpuesta en enero de 2019, mucho tiempo antes de que cualquier grupo se hubiese enterado de las irregularidades en ese instituto, algo que solo sucedió en septiembre de ese mismo año por las informaciones que emitieron los medios de comunicación, algunos de ellos con una mezcla sin control de fake news y de posverdades, propiciadoras de una gran confusión en muchos sectores de la opinión.

A propósito, la Procuraduría, desestimó los ataques y las mentiras con los que el señor Wilman Muñoz quiso enlodar al rector, para desacreditarlo, forma baja de retaliación, y para devaluar su denuncia, la que en realidad estaba respaldada por pruebas; al contrario de lo que sucedía con los ataques del sindicado; los cuales además de que fueran irrelevantes, carecían de cualquier acervo material o jurídico que los respaldara.

Con la sanción ejemplar proferida por la Procuraduría General, castigo condigno en términos disciplinarios, los órganos de control comienzan a reivindicar moral e institucionalmente el patrimonio simbólico de la sociedad y de la Universidad, lesionado por las conductas inmorales, antiéticas y delictuosas del implicado.

Como los ataques de este, injustos y escandalosos, dieron lugar a calumnias y mentiras difundidas contra el rector, lo que significaba la intención de engañar a la justicia, sería apenas apropiado, dentro de una ética del discurso y de la comunicación, el hecho de que quienes se entregaron con morbo a afrentar así la moral pública y el buen nombre ajeno, empezaran clara y honestamente a hacer sus rectificaciones.

¡La verdad y la justicia terminan por imponerse contra la corrupción, las solidaridades clientelistas y la mala fe!    

 

Sistema Integrado de Comunicaciones

Fuente de información: Rectoría

Rectoría rectoria@udistrital.edu.co

Universidad Distrital Francisco José de Caldas

 

Share this