Represaría del Estado Islámico contra Sri Lanka

Sr Lanka.jpg
Foto: semana.com

En el programa ‘Revista de la Mañana’ nos acompañó el internacionalista Víctor de Currea- Lugo para hablar sobre los atentados en Sri Lanka.

El catolicismo fue atacado durante la celebración de las actividades de la Semana Mayor, cuando fueron activadas varias cargas explosivas en varias iglesias e importantes hoteles.

El Estado Islámico ha asumido la autoría de los ataques que causaron la muerte de 321 personas, entre ellos 37 extranjeros, y más de 500 heridos. La teoría que maneja el Gobierno ceilandés: los atentados del Domingo de Resurrección son la venganza por la masacre de musulmanes que aquel supremacista australiano perpetró en dos mezquitas de Nueva Zelanda el mes pasado.

Según las investigaciones revelan que el grupo llamado National Thowheeth Jama'ath (NTJ) estuvo detrás de los ataques, y que está vinculado a un poco conocido movimiento islamista radical en India, el JMI (Jamaat-ul-Mujahideen India).

Víctor de Currea- Lugo explicó “Sri Lanka también llamada la lágrima de la India, debido a que en el mapa se ve una especie de gota,  tiene más de 22 millones de habitantes de mayoría budista y cuya segunda religión es el Hinduismo. En este momento vive una guerra religiosa llena de tensiones culturales y de comunidades que no logran articularse al proyecto de estado.”

Agregó “el gobierno tiene una gran responsabilidad ya sea por acción o por omisión, primero porque está constituido en su gran mayoría por budistas que han dado lugar a la creación a grupos paramilitares y a una gran persecución de las minorías de musulmanes y cristianos. Sumado a esto la militarización del Estado que no permite la construcción de una ciudadanía en paz.”

El analista concluyó “Este ataque dirigido a los cristianos y a los hoteles es un mensaje claro a la comunidad internacional. El silencio, la no inclusión y no reparación siguen siendo parte de la agenda, no se impuso una paz social, las tensiones sociales están ahí entre musulmanes, budistas y cristianos”. Escuchar entrevista.

Atentados de esta magnitud no habían tenido lugar en Sri Lanka desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el gobierno, un conflicto que duró 26 años y finalizó en 2009, y que dejó, según datos de la ONU, más de 40.000 civiles muertos.

Share this