Primera entrega de restos de desaparecidos como resultado de acuerdos de La Habana

entrega-.jpg
Foto: www.radiosantafe.com

Luego de dos meses del acuerdo entre el Gobierno y las Farc para implementar “medidas inmediatas humanitarias de búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos de personas dadas por desaparecidas”, familiares de 29 desaparecidos recibieron de la Fiscalía los restos óseos de sus seres queridos.

Provenientes del Meta, Boyacá, Vaupés y Valle del Cauca llegaron a Villavicencio unos 200 familiares para recibir los restos óseos de hombres y mujeres, que fueron inhumados como cuerpos sin identificar en cementerios de La Macarena, Granada y Vistahermosa (Meta) y San José del Guaviare.

Tranquilidad a pesar del dolor

En una solemne ceremonia con líderes de las Iglesias Cristiana, Menonita y Católica, los hijos, los hermanos y los padres que crecieron o envejecieron esperando noticias de sus familiares se acercaron a los pequeños féretros adornados con rosas y cintas blancas que llevaban en letras doradas los nombres de cada uno de los desaparecidos.

Cada caja tenía una foto al frente. Las familias tomaron una vela y la dejaron encendida frente a las cajas para honrar la memoria de cada uno de ellos.

“A pesar de dolor y la angustia, tenemos tranquilidad. Dolor porque nuestros familiares ya no están. Angustia de saber quién lo hizo y por qué lo hizo. Tranquilidad porque tendremos a donde ir a llevar las plegarias. Tenemos que seguir adelante en espera de ver la pronta e inmediata reparación e investigación de los hechos de todo esto, el acompañamiento sicosocial y que ojalá se continué la búsqueda de los miles de desaparecidos que faltan (…) quiero resaltar la importancia que tiene el proceso de paz firmado en La Habana, especialmente sobre víctimas, para facilitar la búsqueda de desaparecidos en nuestra bella Colombia”, dijo Hugo Darío Maldonado después de dejar la vela frente a los restos de su hermano Williams Arimetea Maldonado, desaparecido en septiembre de 2007 cuando tenía 37 años.   

Paula Gaviria, directora de la Unidad para la Atención de las Víctimas, aseguró: “Lamentamos que esto haya pasado a sus familias, a sus vidas y al país. Y también, honestamente, admiramos su fortaleza, su resistencia y su infinita capacidad de levantarse y ver hacia el frente. Gracias por permitirnos estar aquí con ustedes”.

Sergio Jaramillo, Alto Comisionado para la Paz, recordó la importancia de las víctimas en los acuerdos para terminar el conflicto entre el Gobierno y las Farc en La Habana, y les aseguró, una vez más, que el Gobierno tiene el firme compromiso de darles una respuesta a todas las familias que han perdido a sus seres queridos en la guerra.

“El pasado martes anunciamos un acuerdo que hemos llamado el ‘Acuerdo sobre las víctimas del conflicto’. Un Acuerdo que responde a nuestro compromiso de poner a las víctimas en el centro de un acuerdo para la terminación del conflicto”, señaló.

Puso de presente que “la discusión está demasiado centrada en lo que va a pasar con las Farc. Más que eso, los colombianos debemos preguntarnos qué va a pasar con las víctimas, como se van a garantizar sus derechos y se va a responder a sus necesidades. Eso es lo que quisimos asegurar con este Acuerdo”.

Así mismo, sostuvo que “le dimos un lugar privilegiado a las familias que tienen seres queridos desaparecidos por cuenta del conflicto. Son muchas las familias separadas. Sé que hay hermanos aquí que se han reencontrado a raíz de esta ceremonia. Eso era lo que queríamos: que todas las familias que no saben de sus seres queridos, tengan una respuesta, que aunque dolorosa, por lo menos sepan que paso. Y si es posible, que reciban sus restos”.

Al acto también asistieron el embajador de Cuba, José Luis Ponce, el embajador de Noruega, Lars Vageen, cuyos países son garantes en la Mesa de Conversaciones de La Habana, y el Vicefiscal General, Jorge Fernando Perdomo.

Llegaron a Villavicencio unos 200 familiares para recibir los restos óseos de hombres y mujeres, que fueron inhumados como cuerpos sin identificar en cementerios de La Macarena, Granada y Vistahermosa (Meta) y San José del Guaviare.

En una solemne ceremonia con líderes de las Iglesias Cristiana, Menonita y Católica, los hijos, los hermanos y los padres que crecieron o envejecieron esperando noticias de sus familiares se acercaron a los pequeños féretros adornados con rosas y cintas blancas que llevaban en letras doradas los nombres de cada uno de los desaparecidos.

Cada caja tenía una foto al frente. Las familias tomaron una vela y la dejaron encendida frente a las cajas para honrar la memoria de cada uno de ellos.

“A pesar de dolor y la angustia, tenemos tranquilidad. Dolor porque nuestros familiares ya no están. Angustia de saber quién lo hizo y por qué lo hizo. Tranquilidad porque tendremos a donde ir a llevar las plegarias. Tenemos que seguir adelante en espera de ver la pronta e inmediata reparación e investigación de los hechos de todo esto, el acompañamiento sicosocial y que ojalá se continué la búsqueda de los miles de desaparecidos que faltan (…) quiero resaltar la importancia que tiene el proceso de paz firmado en La Habana, especialmente sobre víctimas, para facilitar la búsqueda de desaparecidos en nuestra bella Colombia”, dijo Hugo Darío Maldonado después de dejar la vela frente a los restos de su hermano Williams Arimetea Maldonado, desaparecido en septiembre de 2007 cuando tenía 37 años.   

Paula Gaviria, directora de la Unidad para la Atención de las Víctimas, aseguró: “Lamentamos que esto haya pasado a sus familias, a sus vidas y al país. Y también, honestamente, admiramos su fortaleza, su resistencia y su infinita capacidad de levantarse y ver hacia el frente. Gracias por permitirnos estar aquí con ustedes”.

Sergio Jaramillo, Alto Comisionado para la Paz, recordó la importancia de las víctimas en los acuerdos para terminar el conflicto entre el Gobierno y las Farc en La Habana, y les aseguró, una vez más, que el Gobierno tiene el firme compromiso de darles una respuesta a todas las familias que han perdido a sus seres queridos en la guerra.

“El pasado martes anunciamos un acuerdo que hemos llamado el ‘Acuerdo sobre las víctimas del conflicto’. Un Acuerdo que responde a nuestro compromiso de poner a las víctimas en el centro de un acuerdo para la terminación del conflicto”, señaló.

Puso de presente que “la discusión está demasiado centrada en lo que va a pasar con las Farc. Más que eso, los colombianos debemos preguntarnos qué va a pasar con las víctimas, como se van a garantizar sus derechos y se va a responder a sus necesidades. Eso es lo que quisimos asegurar con este Acuerdo”.

Así mismo, sostuvo que “le dimos un lugar privilegiado a las familias que tienen seres queridos desaparecidos por cuenta del conflicto. Son muchas las familias separadas. Sé que hay hermanos aquí que se han reencontrado a raíz de esta ceremonia. Eso era lo que queríamos: que todas las familias que no saben de sus seres queridos, tengan una respuesta, que aunque dolorosa, por lo menos sepan que paso. Y si es posible, que reciban sus restos”.

Al acto también asistieron el embajador de Cuba, José Luis Ponce, el embajador de Noruega, Lars Vageen, cuyos países son garantes en la Mesa de Conversaciones de La Habana, y el Vicefiscal General, Jorge Fernando Perdomo.

Share this