Porte de armas en manos de particulares puede tener un costo muy alto

porte de armas.jpg
Foto: www.elcolombiano.com

El Gobierno Nacional anunció la expedición de la directriz que reglamenta los permisos especiales en porte de armas, que complementa el Decreto 2362, firmado por el Presidente de la República, Iván Duque Márquez, el 24 de diciembre de 2018, para prorrogar la medida de prohibición de portar armas en Colombia.

De acuerdo al Decreto será el Comando General de las Fuerzas Militares para difundir y velar el estatuto y los comandantes de Fuerza que tienen la función de dar cumplimiento de la disposición. “Desde la comandancia hasta la brigada que tiene el servicio de control comercio de armas, van a tener un papel definitivo y harán una vigilancia completa sobre la expedición de estos permisos especiales” y añadió: “la directriz exige requisitos adicionales por cumplir, como la verificación de antecedentes penales de los solicitantes y la plena justificación para el porte de armamento, complementario al suministro de las pruebas y comprobación de las mismas por parte del comité evaluador”.

Para Jorge Mantilla, investigador en violencia urbana del departamento de Criminología, Derecho y Justicia de Chicago, consultado por LAUD 90.4 FM ESTÉREO, es una mala idea dejar en los comandos centrarles militares, la decisión, “creo que esta debería estar centralizada en una mesa interinstitucional con la Unidad Nacional de Protección y el Ministerio de Defensa que tomen decisiones a nivel nacional”.

“Es también una mala idea desde el punto de vista de la seguridad colectiva, pues más armas no equivale a más seguridad, sino a más muertes y ese es un problema de niveles enormes para cualquier sociedad”, dijo el experto.

En Colombia, según Mantilla, existe gran cantidad de armas ilegales, sin embargo, al legalizar el porte de armas en determinadas excepciones, se abre una ventana de oportunidades para que se conforme un mercado ilegal de armas legales. “Es igual a lo que pasa con los permisos de camionetas blindadas porque su uso es excepcional para seguridad, pero lo que hoy vemos es que cada día particulares acceden de una manera masiva a este tipo de vehículos, y eso podría pasar con las armas legales”.   

El invitado fue enfático en decir que, si los particulares pueden tener armas para su seguridad, se deberían tener mayores y estrictos controles y así muchas vidas se pueden salvar. Es decir, que quien desee portar un arma, se le debería requerir antecedentes penales, que no hayan estado involucrados en violencia intrafamiliar, chequeos médicos sicológicos y restricciones de edad.

Y la pregunta que deja sobre la mesa el experto es: ¿si tener armas da más seguridad, porque no dárselas a los líderes sociales que están siendo perseguidos, amenazados y asesinados?

Escuchar entrevista aquí.

Share this