Por la gracia de Dios

LAUD La Gracia de Dios.jpg
Foto: Mars Films

Una ficción sobre la realidad de la pedofilia de la iglesia católica. 

Desde la exitosa Spotlight que ganó el Oscar a mejor película en el 2016 no recordamos una producción que aborde los abusos sexuales que ha cometido la iglesia católica.

En esta ocasión es el cine francés el que lo hace con la dirección de François Ozon. Aquí las víctimas son las protagonistas, no son las 70 que se conocieron antes del estreno en la ciudad de Lyon, sino que se enfoca en tres voces distintas. 

La cinta se inspira en la denuncia que hicieron un grupo de adultos debido a los abusos sexuales que sufrieron en su niñez. Uno de ellos Alexandre (Melvil Poupaud) descubre que el sacerdote que abusó de él sigue en contacto con niños así que decide denunciar a su iglesia en la que cree a pesar de lo vivido. El silencio reinante de la Institución y su complicidad son expuestos en la producción.

Poco a poco va creciendo tanto el apoyo a Alexandre como la historia, en especial con la aparición de François, interpretado de manera magistral por Denis Ménochet (Malditos Bastardos) un adulto que no cree en Dios, pero si en la lucha para evitar que otros niños sean abusados.

La otra voz que complementa el cuadro es la de Emmanuel (Swann Arlaud) en vuelto en una relación toxica, sufre de ataques epilépticos en momentos de tensión y su vida económica es un desastre.

A pesar de lo dureza de la vida de los protagonistas estamos ante hombres llenos de dignidad que nos devuelven la esperanza que vale la pena denunciar y la importancia de la unión, de la empatía.

Ozon no es imparcial, toma partido y hace una denuncia con categoría artística y una fundamentada critica a la iglesia católica.

Share this