PND diagnostica, pero no soluciona en materia ambiental

MEDIO AMBIENTE.jpeg
Foto: pereiracomovamos.org

Con base al análisis de la Clínica Jurídica de Medio Ambiente y Salud Pública, el PND no tiene metas claras en cuanto a sostenibilidad ambiental.

El Plan Nacional de Desarrollo, PND, es la hoja de ruta que seguirá el Gobierno durante su periodo (2018 – 2022) y uno de sus apartes, el de sostenibilidad y medio ambiente cuyo eje central es “Producir Conservando y Conservar Produciendo”, ha sido el centro de reflexión por parte de la academia, expertos y entidades ambientalista, entre los cuales está la Clínica Jurídica de Medio Ambiente y Salud Pública de la Universidad de los Andes, MASP.

La MASP realizó un análisis de las bases y la propuesta del articulado al PND, con el objetivo de hacer unas recomendaciones que ayudan a complementar el trabajo realizado por el Departamento Nacional de Planeación –DNP- y las diferentes entidades que participaron en su construcción.

Las observaciones enviadas al Congreso de la República, que es el organismo encargado de revisar y aprobar esta iniciativa, están orientadas a la prohibición del fracking, delimitación de paramos, formalización de la minería, uso de los terrenos baldíos, las energías alternativas, la contaminación del aire, recolección de basuras entre otros.

Camilo Quintero, director de la MASP, dijo en LAUD 90.4 FM ESTÉREO que el PND “trata” de que la sostenibilidad sea un eje transversal en esa hoja de ruta. “En la base hay un diagnóstico, unos datos claros sobre la importancia de promover la sostenibilidad en el país, pero lo que nos preocupa es que en el articulado no se evidencian las medidas, ni las metas de manera clara y concreta. Es preocupante, porque es como decir que hay un grave problema, pero las medidas que se van a tomar no son las más adecuadas para dar la solución que se requiere y que el mismo PND lo establece en su análisis”, indicó el ambientalista.

En cuanto al presupuesto, el MASP pide que se destinen más recursos para el sector ambiental pues “el presupuesto para el Pacto por los recursos minero-energéticos para el crecimiento sostenible y la expansión de oportunidades es seis veces más que el presupuesto para el Pacto por la sostenibilidad: producir conservando y conservar produciendo”.

En la parte de terrenos baldíos se recomienda que “el tratamiento responda a las realidades de quienes se encuentran en este territorio, pues no se le puede exigir lo mismo a un campesino que verdaderamente depende de la explotación artesanal o tradicional de ese terreno, que a un agente al margen de la ley que explote la tierra para los cultivos ilícitos, minería ilegal, entre otros”, pues en el PND se desconoce los conflictos que trascienden a la mera ocupación. Es decir, “supone que los únicos que habitan las zonas de especial protección ambiental, o con los que se puede negociar, son campesinos no armados que dependen de su actividad cultural y/o agrícola, en dichas zonas”. Escuchar entrevista.

Igualmente, para La Clínica Jurídica se flexibilizala formalización de la minería tradicional al no exigir el estudio de impacto ambiental para el licenciamiento ambiental, pero sí exigir plan de manejo ambiental. La función de los dos es diferente y no es posible un plan de manejo sin un estudio de impacto.

La energía eléctrica fue también uno de los llamados de atención de la MASP, pues para esta no se hace mención a la posibilidad de incentivar sistemas alternativos de generación de electricidad, por el contrario, incentiva la ampliación de las redes de interconexión a las zonasrurales mediante líneas y tendidos eléctricos.

Estas y otras peticiones están expuestas para tener en cuenta por parte del Legislativo para que queden incluidos en le PND y así lograr una Colombia más sostenible.

Share this