Mueren más de un millón de abejas en el Quindío

Abejas.jpg
Foto: www.conclusion.com.ar

Al parecer por envenenamiento en el corregimiento de Barcelona, en Calarcá, Quindío, han muerto al menos un millón y medio de abejas en los últimos años.

El apicultor Cesar Delgado denunció que la muerte masiva de esta especie seria por envenenamiento.‘’Es un apicidio lo que se ha presentado en los últimos días, llevan varios días muriendo cientos de ellas, desde el pasado miércoles, y pueden durar hasta 7 días por los agroquímicos residuales’’.

Según Delgado, fueron envenenados tres apiarios, el suyo, uno de la Asociación de Apicultores del Quindío y uno del apicultor Carlos Alberto Ríos Celis, superando los 50 millones de pesos en perdidas, al aparecer por una finca aledaña a unos 500 metros que habría hecho uso de plaguicidas en cultivos de cítricos.

‘’Fumigaron con unos agroquímicos tan letales, pero no se ha podido establecer cuáles son porque las personas de esa finca no quisieron abrir la bodega donde los guardan. Ya vino el ICA y estamos a la espera de que venga la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ)’’, añadió el apicultor.

Delgado agregó que lo más grave es que ‘’no solo están envenenando las abejas, sino que nos envenenan a todos por esos plaguicidas, pues se le aplican a las frutas y verduras que luego todos nosotros compramos y nos comemos’’.

Por su parte, Nancy Caicedo Galindo, la corregidora de Barcelona, reportó en un informe enviado a la CRQ que pese a que ‘’este despacho envió una patrulla policial, tampoco los dejaron entrar a la finca hasta que la suscrita corregidora se desplazó al sector y aún así el cuidandero no quería permitir el ingreso, y pasados unos minutos sentimos fuertes olores a plaguicidas y agroquímicos que estaban utilizando’’.

Finalmente, el director del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) en Quindío, Jorge Hernán García, informó que dos profesionales se remitieron al sitio para verificar el caso. ‘’Se tomaron muestras de las abejas muertas y además de la miel. Dichas muestras fueron enviadas a un laboratorio de la ciudad de Bogotá y esos análisis nos dicen si hubo envenenamiento o no. También empezamos a hacer las visitas a los predios vecinos’’.

Noticia en desarrollo.

Share this