Manifestaciones que piden una transición a la democracia

Bielorrusia.png
Foto: www.elperiodico.com

Tras un cambio de la Constitución que dio pie a la presidencia de Alexander Lukashenko desde 1994, este se ha mantenido durante 26 años en el poder.

Ahora este país se ha sumido en una serie de protestas en contra de su mandato y más aún cuando en agosto ganó las últimas elecciones, desatando la indignación de los bielorrusos por un posible fraude electoral y pidiendo una transformación hacia la democracia. Manifestaciones que han sido reprimidas en contra de quienes protestan.

Es el sexto mandato del presidente de Bielorrusia, un país que está localizado en la Europa oriental, entre Polonia, Lituatnia, Ucrania, Rusia y Letonia, y con alrededor de 9,5 millones de habitantes. Lucashenko es considerado el gobernante europeo con más tiempo en el poder. Su "estilo autoritario" lo ha llevado a gobernar controlando los principales medios de comunicación, marginado voces críticas, y persiguiendo y encarcelando a sus oponentes políticos.

En cuanto a su relación con Rusia, este país se ha convertido en un aliado permanente. La política de subsidio de ese país a Bielorrusia ha permitido un salto económico que ha perpetuado a Lukashenco en el poder. Sin embargo, en un momento este decide tomar distancia de Rusia, pero también de occidente y en las más recientes elecciones ha habido un estallido social sin antecedentes, así lo explicó el internacionalista Mauricio Jaramillo en LAUD 90.4 FM ESTÉREO.

No obstante, Lukashenko le pidió a Putin en medio de la crisis social ayuda y el líder ruso le prometió una "asistencia integral" en caso de "amenazas militares externas". "Esta es una amenaza no solo para Bielorrusia... si los bielorrusos no resisten, la ola también se dirigirá hacia allí (hacia Rusia)", dijo luego de señalar que las protestas "fueron organizadas por figuras oscuras del extranjero".

Pero ¿qué pasa con la oposición? Son tres mujeres quienes la han liderado en cabeza de Svetlana Tikhanovskaya, quien fue candidata en las últimas elecciones y decía que si ganaba no se iba a posesionar como presidenta, sino que iba a liderar una transición hacia la democracia para convocar a las primeras elecciones libres, “pues el sistema es tan hermético que no se sabe realmente lo que la gente quiere”, puntualizó el internacionalista.

Por ahora no se sabe el futuro de Lukashenco en el poder, pues esta indignación de los bielorrusos no tiene precedentes.

Información: BBC Mundo.

Escuchar la entrevista completa aquí.

Share this