Luis Caballero, la travesía del maestro del cuerpo

Luis Caballero.jpg
Foto: Coleccion Banco de la Republica

Hace solo algunos días se conmemoró la muerte de Luis Caballero Holguín, un artista obsesionado por los misterios que encierra el cuerpo humano.

Luis Caballero nació en Bogotá el 27 de agosto de 1943 en el seno de una familia por tradición artística y literaria. Su padre era escritor y fue agregado cultural en España y su tía marcó el primer encuentro con el arte en su infancia. En entrevista con José Hernández en 1986, Luis Caballero afirmó lo siguiente:

"El gran contacto con la pintura viene de una tía-abuela, hermana de mi abuelo: Margarita Holguín y Caro. Ella había estudiado en París y sus cuadros eran bastante buenos. Fue ella la que construyó la iglesia Santa María de los Ángeles, con sus planos, sus frescos, sus altos relieves y con las tumbas de don Carlos Holguín y doña Margarita Caro. Ella me proporcionó una de las impresiones artísticas más importantes de mi infancia: verla, completamente ciega, pintando paisajes en el jardín de su casa.".

Sus estudios de Bellas Artes los realizó en la Universidad de los Andes y en la Academia de la Grande Chaumire de París, entre 1961 y 1964. Su estancia en Europa le permitió el contacto directo con la pintura moderna. En 1966 contrae matrimonio con la artista norteamericana Terry Guitar.

La obra de Luis Caballero puede considerarse en tres grandes periodos, el primero en la década de los años 60 y los primeros años de los 70, cuando su obra deja ver influencias de Dubuffet, De Kooning, Allen Jones y principalmente de Francis Bacon. Según la curadora Margarita Malagón-Kurka, en sus obras “sobresalen la ausencia de rasgos físicos en figuras orgánicas, anónimas y asexuadas, la interacción problemática del encuentro y el desencuentro y la necesidad de definirse frente al otro al rechazarlo o aceptarlo".

La segunda etapa empieza en Europa, cuando decide radicarse en París con su esposa. Sus obras exhiben su dominio del dibujo y su búsqueda de perfección en la creación de anatomías, donde utilizó modelos masculinos. "Detrás de cada cuadro hay una historia de relaciones entre seres humanos. Descubre intereses desde el punto de vista intelectual, religioso, del erotismo y la sexualidad, de las diferentes formas de amar. Pasa de un universo retraído a uno liberador", explicó Juan Camilo Sierra, asistente de Luis Caballero. Durante este periodo, el artista experimentó la censura, ya que sus obras fueron consideradas, obscenas, pornográficas e inmorales.

El último periodo artístico está enmarcado por un Luis Caballero realista y expresivo. Esta etapa se comprende entre los años 80 y principios de los 90. La obra más recordada de este periodo es ‘La cuarta ambición’ (1990), un gran telón de cinco por seis metros, que Caballero dibujó durante más de un mes en la Galería Garcés Velásquez en Bogotá. Y donde dejó el proceso a la vista del público para que los visitantes pudieran ver cómo se iba gestando, según sus propias palabras con relación a la obra su pretensión no fue narrar una historia, “no quiero relatar nada. Solo quiero hacer una imagen”.

Luis Caballero murió en Bogotá el 19 de junio de 1995 a los 51 años de edad.

Actualmente en la red cultural del Banco de la Republica, se exhibe una colección que integra las obras del artista, además de datos significativos con fotografías a lo largo de su vida. Visítela en el siguiente enlace.

Conozca más sobre la pintura ‘Sin título’ (1991) que hace parte de la de la curaduría ‘Clásicos, experimentales y radicales’ del Museo de Arte Miguel Urrutia- MAMU.

Share this