Los ojos puestos en el productor campesino

laud-region-central-rape-2.jpg
Foto: Rape

Secretarios de agricultura de cinco departamentos y Bogotá se unen para hablar del proyecto alimentario que busca eliminar la intermediación y fortalecer el campo.

La Región Central de Colombia la conforman Boyacá, Cundinamarca, Meta, Tolima, Huila y Bogotá. En el extenso terreno de los departamentos se encuentran miles de campesinos que abastecen de alimentos las zonas urbanas, pero lamentablemente sus cosechas se pierden en la cadena de producción a causa de la intermediación, de manera tal que no reciben el pago justo por su trabajo, la calidad de los productos se disminuye ocasionando pérdida de los mismos y su precio se eleva para el consumidor final.

Esta preocupación llevó a que la Región Administrativa y de Planeación Especial RAP-E, integrada por los departamentos del sector, creara el ‘Plan de Abastecimiento Alimentario de la Región Central 2019-2030’, que consiste en reducir la intermediación, a la fecha pasa hasta por ocho etapas; mejorar los hábitos de consumo, potencializar la productividad, garantizar la conservación de las cosechas de manera eficiente, sostenible y saludable y reducir la manipulación de las mismas.

Fernando López Espinoza, gerente de la Región expresó en LAUD 90.4 FM ESTÉREO: “Desde hace 10 meses venimos acopiando información importante que, permitirá entregar el Plan totalmente terminado, la idea es organizar el territorio en cuanto a su oferta y demanda. Se tendrán en cuentas aspectos que inciden en la producción y que fan a favorecer al campesino”.

López indicó que el proyecto tiene como objetivo también afrontar otros de los inconvenientes rurales y es la falta de participación juvenil, pues lo hijos de los cultivadores no desean labrar la tierra: “El campo se está envejeciendo, no es atractivo, no favorece mucho la inversión. La población crece y la producción disminuye, esto se va a convertir en una dificultad de abastecimiento muy grande si no se toman los correctivos necesarios”.

Con el plan se desea plantear herramientas a los campesinos para que, además poner fin a la intermediación, puedan tener sistemas de información para saber la cantidad y clases de cultivos de la región, épocas que no se pueden sembrar por heladas, cambio climático y uso del agua: “Vamos a tener información oportuna, porque nos dimos cuenta que estamos trabajando todavía con datos de más de cinco años, por eso vamos a organizar el territorio y darle la importancia que merece para que tenga un impacto en el pequeño y mediano productor, así mismo, en los consumidores’, agregó el gerente.

El Plan fue socializado con los secretarios de agricultura y competitividad de Bogotá y los cinco departamentos, con el fin de compartir experiencias y fortalecer la integración regional, pues uno de los grades causantes de las problemáticas del campo se ha debido a la falta de articulación de éstos. De igual manera organizaciones campesinas, gremios y representantes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura –FAO, compartieron experiencias. Escuchar entrevista.

En cifras la RAP-E informó que la pérdida de alimentos por la falta de asistencia técnica de los productores asciende a 3.8 billones anuales. Lo sobrecostos por la intermediación aumenta el 21% del valor. 88% de los campesinos reciben ingresos inferiores al salario mínimo legal vigente y la población rural se ha reducido en un 40%.

Share this