Los delitos están mutando en Bogotá

LAUD ROBOS.jpg
Foto: Colprensa / Archivo. Caracol Radio

Bogotá está azotada por grandes organizaciones criminales y no hay Policía que valga.

La capital se ha visto golpeada en los últimos días por actos violentos a cuenta de delincuentes quienes, por hurtar elementos como bicicletas, celulares, carros, motos, entre otros, hieren o hasta les quitan la vida a sus víctimas para lograr su cometido, tales son casos como los asesinatos de José Antonio Silva y Óscar Rodríguez por el robo de sus bicicletas, y el homicidio de María Gladys Ramírez.

Los mencionados sucesos son tan solo algunos de los innumerables que se presentan en la ciudad, y los interrogantes son: ¿Qué está pasando con la seguridad?, ¿Por qué las autoridades competentes no actúan?, ¿Cuál es la razón de que la percepción de seguridad en los capitalinos es diferente a la realidad, al igual que las estadísticas que dan las entidades competentes en cuanto a delincuencia no concuerdan?

Néstor Rosanía, director del Centro de Estudios de Seguridad y Paz, quien analizó la situación de inseguridad en la capital, indicó en LAUD 90.4 FM ESTÉREO que en Bogotá están emergiendo bandas muy organizadas y que no es solo un individuo el que comete el delito. “En este tipo de grupos existe el que está dedicado únicamente a inteligencia, los llaman “las mocas” y por lo general están en una moto y con un celular de donde envían información. Hay otro quien hace la parte operativa, es decir los que cometen directamente el delito y el tercero es el que se dedica a la venta de lo robado”.

Agregó el invitado, que en la ciudad se está viviendo un efecto globo, es decir que mientras un delito va bajando, el otro va creciendo, “lo que se llama la mutación del delito en donde las bandas delincuenciales no desaparecen, sino que cambian a otros portafolios de economía criminal y por lo tanto se ve el crecimiento de agresiones como el hurto a personas, a establecimientos comerciales, a vehículos y a la extorsión”, esto mientras la Alcaldía da un parte de tranquilada en cuanto a la reducción de los homicidios otros delitos se fortalecen.

Con respecto a culpar a los migrantes venezolanos, el experto explicó que se han presentado tres oleadas de ciudadanos que han llegado a Colombia, la primera fue de 2006 a 2010 cuando vinieron grandes empresarios. De 2010 a 2014 ingresó población de clase media quienes llegaron a trabajar. Y de 2015 hasta hoy han ingresado obreros, de clase baja y casi desplazados de su país a quienes los colombianos usan a muchos de ellos para cometer crímenes

Pero ¿por qué la Policía no actúa?, Según Rosanía, la capacidad operativa de la policía en Bogotá no es total, primero porque tiene que trabajar 3 turnos de 8 horas, más del 30% están cumpliendo funciones administrativas y a su vez están divididos en los cuadrantes, “las grandes ciudades del mundo para suplir la necesidad de policías se dedican a la inteligencia con cámaras, oficiales y eso les permite reducir la inseguridad. En Bogotá no hay más de 500 oficiales en inteligencia para una ciudad de más de 8 millones de habitantes”.

Cifras no están unificadas

A nivel nacional hay un problema con las cifras que dan cuenta de los niveles de inseguridad en el país, pues unos datos los da la Policía Nacional, otros diferentes tiene la Fiscalía General de la Nación, otros las encuestas o las cámaras de comercio y otras las que finalmente da el Instituto de Medicina Legal. Por eso al día de hoy no se sabe que cifras realmente manejan.

El experto dijo que es importante que la personas denuncien cuando han sido víctimas de algún delito y a partir de las denuncias, las autoridades deberían construir los indicadores. “hay una nube gris y no se entiende por qué no hay indicadores consolidados y contundentes freten a los delitos que se presentan.

Otra falencia por parte de las autoridades y la justicia y que incide en las cifras, es la tipificación, por ejemplo, en el caso del homicidio de María Gladys Ramírez, quien recibió golpes en medio de un hurto en el barrio Modelia, su caso fue catalogado por la Policía como un accidente de tránsito y no como un homicidio. O hay fleteos que los terminan tipificando como un hurto y acaban como en homicidio, entonces para algunas estadísticas, como empezó con hurto se queda ahí pero no tienen en cuenta el homicidio que es el hecho producto del robo.

Escuchar entrevista. 

Share this