Los animales de compañía pueden sufrir hiperapego

hiperapego-en-perros (1).jpg
Foto: bogota.gov.co

Durante la contingencia del COVID-19 perros y gatos pasaron más tiempo con sus cuidadores, por eso, con el regreso a la nueva normalidad deberá acostumbrarse de nuevo a las rutinas habituales.

Los animales de compañía pueden sufrir de hiperapego, un síndrome que se presenta cuando un animal crea un vínculo con las generándoles una excesiva dependencia, por eso cuando al momento que deben separarse de sus cuidadores, les ocasiona un gran estrés, el cual se manifiesta con síntomas como llanto y ladridos, destrozos, micción y defecación inadecuada, gran excitación en ciertas circunstancias. 

El médico veterinario Mauricio González, coordinador de la Unidad de Cuidado Animal del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal, habló en ´CiberPlaneta’ sobre cómo prevenir el hiperapego o Síndrome de Ansiedad por Separación “Recordemos que nunca los perritos y gatos habían pasado tanto tiempo con sus familias, por eso se genera un vínculo más fuerte con ellos, donde ellos sienten que somos más necesarios, entendiendo que el hiperapego es de ellos hacia nosotros, pero también de nosotros hacia ellos, por eso, antes de volver a la normalidad se debe empezar a crea unas rutinas para alejarnos un poco, dándoles esa independencia, creando un sitio seguro”.

El hiperapego puede generar el síndrome de ansiedad por separación, el cual se basa, en que el animal hace un vínculo tan grande con su cuidador que, cuando este se aleja, siente inseguridad. En los casos más graves se presenta salivación excesiva, vómitos, diarrea, taquicardia, temblores, dermatitis, bulimia, situaciones que deben ser consultadas por un médico veterinario etólogo.

Algunas recomendaciones: 

1. Genera un espacio de relajación en casa, puede ser una cama o un guacal abierto con snacks. Así, cuando no estés, acudirán a ese sitio para sentirse calmados y seguros.

2. Disminuye el exceso de dependencia. Si estás en teletrabajo, déjalos en su sitio por ratos, no permanezcas todo el tiempo con tus animales.

3. Genera rutinas que podrán continuar en el tiempo. Sácalos a la misma hora que los vas a sacar normalmente, juega mucho con ellos afuera o haz mucho ejercicio para que entren cansados a casa. 

4. No les refuerces los comportamientos ansiosos y premia los comportamientos tranquilos. No les pongas cuidado cuando te demandes atención sino cuando estén tranquilos.

Share this