Listo los protocolos para los actos religiosos

laud-actos-religioso-ascolombia.jpg
Foto: LAUD

Se aplicará para municipios sin casos de Covid-19 o con baja afectación. Se iniciará con un piloto de 15 días y el aforo no debe superar las 50 personas.

El sector religioso, uno de los que más expectativa ha generado dentro de la apertura gradual, ya tiene protocolo de bioseguridad para el Covid-19, emitido por el Ministerio de Salud mediante la Resolución 1120. Consiste en que en los lugares de culto se debe garantizar que los asistentes estén sentados, con distanciamiento físico de dos metros, sillas ubicadas en zigzag y toma de temperatura al ingreso. Inicialmente se llevará a cabo un plan piloto durante 15 días con un aforo máximo de 50 personas.

“Culminado dicho piloto, se realizará otro, también con duración de 15 días, en donde se permitirá aforo al 35 por ciento, con la distancia social y cumpliendo todas la medidas dispuestas”, explicó Claudia Cuellar, Directora (e) de Promoción y Prevención. Min Salud hará el seguimiento y evaluación de los planes en municipios no Covid-19 o con baja afectación.

Los responsables del lugar de culto deben informar previamente sobre los horarios y formas de participar en los servicios religiosos y actos litúrgicos. Se invitará a ir directamente de la casa a la celebración y, al terminar, la población debe regresar inmediatamente a su hogar. En ese sentido, el personal que apoye el culto debe estar capacitado en las medidas de bioseguridad y la identificación de signos y síntomas del Covid-19.

Se debe también prohibir la entrada a personas con fiebre, desinfectar todas las instalaciones, no permitir el ingreso de niños, niñas y adolescentes. En las puertas de acceso del recinto religioso se proveerá elementos de desinfección de manos y zapatos. Adicionalmente es obligatorio el uso de tapabocas.

Dentro del protocolo se recomienda brindar ventilación de los lugares de culto, manteniendo puertas y ventanas abiertas y, por ninguna razón, se compartirá papelería o documentos de mano a mano.

Finalmente, en la salida y fin del acto religioso, la logística debe garantizar que no se rompa el distanciamiento físico entre personas, que no se lleve a cabo ninguna actividad que implique manipulación de alimentos y garantizar el uso de baños públicos dentro de las instalaciones del culto, asegurando agua, jabón y toallas desechables.

El protocolo recomienda efectuar una inscripción previa para las asistencias a la congregación, ya sea por teléfono o correo electrónico, para evitar conglomeraciones, como también llevar registro de las personas que ingresan, y realizar las celebraciones litúrgicas de máximo una hora.

Información tomada de MinSalud.

Share this