Licenciaturas del país ‘prenden las alarmas’

Universidad Distrital.jpg
Foto: LAUD

De acuerdo a una lectura exegética del artículo 222 de la Ley 1753, los programas académicos de licenciatura en el país que no estén acreditados en Alta Calidad para este próximo 9 de junio, perderían su registro de funcionamiento.

A raíz del decreto con el cual se reglamentó el artículo 222 de la Ley 1753 de 2015, entendida como el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 presentado por el Gobierno Nacional, se ha venido generando gran expectativa y preocupación por parte de las instituciones de educación superior que tienen dentro de su oferta académica programas de licenciaturas para la formación docente profesional, porque según la norma, algunas de estas podrían perder sus registros calificados.

Siendo los registro su permiso de funcionamiento, estas certificaciones expedidas por el Ministerio de Educación Nacional como reconocimiento frente al cumplimiento de las condiciones de calidad de los programas académicos, representan uno de los aspectos fundamentales en la vida institucional de las universidades y su trabajo a futuro, al dictar la disposición de operar o no dentro de los parámetros estipulados en el decreto.

Según sentencia la ley textualmente, “los programas académicos de licenciatura que a la fecha de entrada en vigencia de dicha normativa, tuvieran como mínimo cuatro (4) cohortes de egresados y que no contaran con acreditación de alta calidad, deben obtener tal reconocimiento en un plazo de dos (2) años contados a partir del 9 de junio de 2015, y que los programas de licenciatura que no satisfagan el requisito de cohortes anterior, deberán adelantar el trámite de acreditación en alta calidad en un plazo no superior a dos (2) años a partir de la fecha en que se cumpla tal condición”.

Así esto, las instituciones que no cumplan con lo establecido, no podrán admitir nuevos estudiantes y deberán garantizar a las cohortes iniciadas la culminación del programa en las condiciones que dieron lugar al otorgamiento del mencionado registro.

La Universidad Distrital Francisco José de Caldas, como referente pedagógico y de formación en la ciudad, la región y el país gracias a los años de experiencia contenidos en los miles de docentes formados en su Facultad de Ciencia y Educación; no es ajena a estas determinaciones y por medio del decano de esta facultad, expresó su posición frente a la problemática generada a raíz del cumplimiento de la ley.

Para el profesor Mario Montoya, indudablemente hay una tensión muy fuerte en el país a raíz de esta especificación, ya que de su aplicación depende el destino de los programas de formación docente, que según expresó, son de vital importancia para los colombianos por su trascendencia en la enseñanza de niños, niñas y jóvenes del país. “El Ministerio de Educación y las universidades estamos al frente de un problema serio ya que a pesar de que la política tuviera la intención de fortalecer la formación de licenciados, se puede encontrar que se han debilitado porque con esta nueva norma se ha producido una mortandad terrible”, especificó.

De igual forma, dio un parte de tranquilidad a la comunidad universitaria de la institución educativa, argumentando que dentro de los diferentes procesos de acreditación se ha cumplido con lo demandado por la norma; aunque advirtió que el lograr los últimos registros calificados de cuatro programas fue una tarea realizada “contrarreloj” y que demandó un esfuerzo importante por lograrla. “A la Facultad le ha ido bien en términos de responder a estas necesidades de la nueva normativa ya que al haber sorteado el proceso de Acreditación se atendieron los requerimientos del Plan Nacional de Desarrollo cuyo propósito es buscar que las licenciaturas sean de Alta Calidad”.

Con respecto a la situación que atraviesa la mayoría de los programas en las regiones -que en este caso serían las más afectadas- indicó que de las 501 carreras de licenciatura existentes en el país, solo 170 tendrían su situación oficializada frente al Ministerio; generando un ambiente de preocupación e importancia en el seno de la facultades de educación.

Finalmente, planteó un posible escenario de negociación con el Gobierno Nacional en el que se aborde esta problemática, ya que según las cifras y prospectivas de los programas de licenciaturas, el panorama no es tan claro a la hora de cumplir a cabalidad la disposición legal. “Tratar que el artículo 222 del Plan Nacional de Desarrollo se pueda revisar y reversar para que por acreditación de Alta Calidad no cierren ningún programa”, sentenció. Escuchar entrevista.

Share this