Las medidas han permitido que Bogotá fortalezca el sistema de salud

laud-coronavirus-secretariadesalud-2_0.jpg
Foto:Secretaría de Salud

La Secretaría de Salud hizo el balance de las normas que enfrentan al Covid-19 y afirma que la curva sigue creciendo, por tanto, no hay que bajar la guardia.

Dada a la reapertura gradual de varios sectores de la economía, muchos ciudadanos han considerado que la emergencia sanitaria ha ido pasando, pero eso no es cierto, por el contrario, es ahora donde más hay que estar vigilantes y tener prevención para evitar el contagio. Así lo señaló el Secretario Distrital de Salud, Alejandro Gómez López a LAUD 90.4 FM ESTÉREO, quien dijo que gracias a las medidas tomadas no se ha desbordado el número de casos y se ha fortalecido el sistema de salud, lo que no quiere decir que hay que descuidarse. 

“Lo que hicimos fue correr la punta de la curva para ganar tiempo y prepararnos, pero no hemos pasado el problema del Covid-19, nosotros seguimos en una pendiente de ascenso y no hemos llegado al punto máximo de transmisión… seguramente esto se dará en el mes de julio e incluso el de agosto… porque si fuera en dos semanas no tendríamos cómo atenderlo”,! expresó.

Sin embargo, las normas implementadas han permitido en primer lugar que los pronósticos que se habían calculado al inicio de la pandemia no se dieran, es decir que ha sido menor el impacto de contagios: “La evolución de la enfermedad en Bogotá no corresponde exactamente con ninguna de las curvas que teóricamente planteamos, se debe a que a la ciudad no la hemos dejado sin intervenciones de prevención...Nosotros lo que hicimos fue tomar lo que ocurrió en varias naciones y empezamos hacer unos ejemplos sin tomar los casos dramáticos y luego elaboramos nuestro propio modelo y lo dimos a conocer a la comunidad científica”, dijo.

Conjuntamente puntualizó que es importante hacer pública la política de datos abiertos para conocer la realidad del virus en la capital: “Todo el mundo habla de la curva, pero nadie la muestra. Hoy tenemos una que incluye los diferentes factores sociales que hemos aplicado a la ciudad, como por ejemplo el nivel de contagio, que ha sido más bajo que el que habíamos pensado; el nivel de hospitalización y UCI”.

En segundo lugar, las medidas han llevado a tener una preparación maratónica en cuanto a hospitalización: “hemos crecido de manera muy rápida. Cuando comenzó la emergencia contábamos con mil UCI, de ellas 300 camas estaban destinadas al coronavirus, ahora tenemos 550 en dos meses y la meta serán 2.000. Por fortuna el Gobierno Nacional hizo compras de respiradores y se comprometió a entregarle al Distrito hasta 1.200 con sus respectivas máquinas”.

Así las cosas, el funcionario enfatizó que la Secretaría trabaja en cinco líneas:

1. Crecer de 30 a 240 personas para atender la línea del 123. 

2. Hacer consulta domiciliaria a través de un equipo médico que se envía las casas de los usuarios que lo requieran.

3. Crecer en ayudas diagnósticas. Se ha pasado de hacer 100 pruebas moleculares al día a 2.500. Una labor articulada entre el laboratorio distrital que logra procesar 1.200 y los laboratorios de la cuidad que aportan el resto. De igual manera contar hasta con 200 mil pruebas de RT-PCR.

4. Realizar la vigilancia epidemiológica que permite tener la información sobre el comportamiento del virus lo que conllevará a tomar decisiones en los barrios y UPZ. 

5. Ampliar la capacidad hospitalaria en UCI y camas de atención básica.

Finalmente, Gómez se refirió a la reapertura de algunos servicios de salud: “La instrucción que dimos a la red hospitalaria de suspender algunos tratamientos y visitas nos produjo un valioso ahorro en vidas humanas. Pero el costo fue que pasó a crear un temor en las personas para volver a las clínicas porque piensan que son contagiadas…. Ahora hemos reactivados estos servicios dando prioridad a los tratamientos de cáncer, cirugías, insuficiencias renales, biopsias y procedimientos que si no se hacen pueden causar una gravedad en la salud de los pacientes”.

Share this