La universidad debe ser un garante en la implementación de la Paz

PAZ 11.jpg
Foto: Guillermo Torres / SEMANA

El docente de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Frank Molano habló sobre la esperanza y el temor que despierta el proceso de Paz.

Hace unos años era imposible, el simple hecho de pensar que la guerrilla más grande de América Latina renunciaba a las armas para pasar a la política. El día llegó, el fin del conflicto con este grupo armado es parte del pasado. Ahora las FARC serán un grupo político. 
 
Desde Houston,  Estados Unidos en donde realiza una pasantía  para su doctorado,  el profesor de la institución, Frank Molano analizó la histórica fecha, en especial los retos de la educación superior. 
 
“La academia es conciencia crítica, pero también es fuerza social y material que puede intervenir en procesos formativos, en procesos de análisis y que debe sobre todo contribuir a desmontar unas lógicas de pensamiento que en este momento renuncian apostarle a un país mejor, que quieren mantenernos en un ciclo permanente de miedo, desconfianza y que alaban que la única situación posible es una guerra permanente” dijo el docente Escuchar entrevista 
 
Para Molano, es clave que la Universidad cumpla un papel de garante. Que la palabra se cumpla tanto por las FARC y el Gobierno Nacional.  
 
Con la Paz nace la esperanza, una Colombia en la que las diferencias y los abusos no sean bajo el ruido de las balas, sino bajo el debate mediado por la palabras, sin embargo no es fácil dejarse llevar por el pensamiento positivo, ya que el temor de que la violencia afecte a las FARC está presente. 
Share this