La transformación de las familias a través del cuento

cUENTO.png
Foto: Jensy Calderón

Una docente distrital ha logrado involucrar a los niños y a sus padres en una estrategia que ha permitido la reducción del estrés y la búsqueda de soluciones a los problemas.

La educación en medio de la pandemia se ha transformado a tal punto que en algunos casos, esos cambios han tocado a las familias de los estudiantes para bien. Por lo tanto en varios escenarios se dejó de pensar en la formación como algo acartonado de salón y pasó a verse como una oportunidad de integración e interacción en el hogar. Uno ejemplo es la metodología de enseñanza de la docente distrital Jensy Calderón Obando, quien por medio del cuento ha logrado sensibilizar a los menores de edad, a sus padres y parientes, de una forma que han logrado superar sus propios miedos y retos.

La iniciativa se llama ‘El cuento y un campamento para contarlo’: “Es un proyecto que se viene desarrollando desde el 2016. Busca atender las problemáticas que tienen los niños y las niñas, y que las viven en su singularidad, pero cuando llegan al aula las exteriorizan. Luego de identificar qué les ocurre se les dan las soluciones a través de un cuento. Este narra la historia de un personaje similar al niño, para cuando sea leído por él  logre encontrarse en ese personaje, haga su reflexión y tome sus decisiones”, expresó Jensy a LAUD 90.4 FM ESTÉREO.

¿Por qué un campamento?

Para llegar a esa identificación por parte de los infantes, que en este caso no superan los 6 años, y lograr que cambien sus actitudes por medio del relato que escuchan, es necesario incluir el juego, para ello la profesora se ideó un campamento con sábanas, mesas y palos que recrean el espacio como una casa improvisada para niños y motiva la imaginación de sus alumnos. Así se desarrolló en clases presenciales, pero ante la crisis sanitaria la estrategia se extendió a los hogares.

“Con el confinamiento los hicimos de manera virtual, los estudiantes al acordarse les enseñaron a su familia para hacerlos en la casa… vimos que existía estrés por la situación de pandemia y se transmitía a los menores, es ahí donde inicié un proceso de enseñanza pedagógica y adaptamos los campamentos … El punto crucial fue que los padres se animaran y así fue”.

¿Y de donde sale el cuento?

“El cuento es creado por la misma mamá, papá o acudiente, y da alternativas para buscar soluciones a los problemas… Educar no solo tiene que ver con las áreas del conocimiento, sino también en lo emocional y afectivo”, expresa Calderón al referirse que en ese espacio, donde los menores están 100% receptivos, es el momento justo para la enseñanza por medio del relato supuestamente escrito en un libro. Inclusive cuando es necesario corregir un comportamiento indebido, esa es la oportunidad para hacerlo en el leguaje de los niños. 

“El campamento permitió ver el compromiso de los padres y la exigencia de los niños, lo que hizo que la familia se involucrara en los procesos de aprendizajes, como por ejemplo: la literatura infantil y acudir a la imaginación para lograr educar… con ellos se recurre al juego que es el lenguaje de los infantes por excelencia”, agregó.

La respuesta de los hogares fue positiva, cerca del 95% se han unido a la iniciativa y la han recomendado a sus demás parientes y amigos. Ante ello la docente afirma que ésta es una estrategia inspiradora que transforma.  

Jensy, licenciada en Educación Física de la Universidad Pedagógica Nacional y Magister en Desarrollo Educativo y Social; es docente para la primera infancia en colegio Antonio Nariño en la localidad de Engativá, perteneciente a la Secretaría de Educación.

Ver la entrevista completa en el siguiente video:

Share this