La revolución de las pequeñas cosas en ‘La Esquina Delirante’

LA ESQUINA DELIRANTE.jpg
Foto: ElEspectador

Es un espacio semanal que el diario El Espectador abre a escritores, de todas las edades y todo el país, para publicar microrrelatos que muevan fibras.

La iniciativa surgió entre dos amigos ‘delirantes’, Jimmy Arias y Angélica Villalba Cárdenas, periodistas, amantes de la literatura y apasionados por la escritura. La idea también tuvo como cómplice a Fernando Araújo Vélez, editor de cultura del diario El Espectador, quien está convencido que “nadie más, que uno mismo, debe escribir su historia”.

Al principio Angélica y Jimmy escribían los microrrelatos e invitaron a algunos de sus amigos, después empezaron a llegar textos de escritores reconocidos y uno a uno fueron llenando el espacio que hoy en día cuenta con reconocimiento, interés y participación por parte de escritores de todo el país y el mundo.

Angélica Villalba, periodista y profesora universitaria, estuvo en Amantes del Círculo Polar y compartió detalles de la trayectoria de ‘La Esquina Delirante’ e invitó a todos los oyentes a sumarse a la democratización de la literatura.

Escuche la entrevista en el siguiente enlace

En este espacio han participado Enrique Patiño, Juan Camilo Rincón, Álvaro Vanegas, Jerónimo García Riaño, Roberto Herrscher, Rodrigo Guerrero, Carlos Cortés, estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana y de la Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Arte de la Universidad Central, además de escritores de Quibdó, Pasto y Soacha, que con solo 200 palabras han cautivado a los lectores cada semana.

Angélica resalta que un buen microrrelato debe tener concisión, una idea clara, debe tener la capacidad de estremecer al lector con solo 200 palabras o incluso menos, debe incluir un final impactante al igual que un título poderoso, pues este último también hace parte de la narración.

La invitación está abierta para que escritores de cualquier edad, envíen sus textos al correo laesquinadelirante@gmail.com y a través de las palabras se aporte a la revolución de las pequeñas cosas. La convocatoria también incluye a los artistas e ilustradores para que envíen sus creaciones con el objetivo de acompañar este proceso literario.

Estos son algunos relatos que Angélica Villalba compartió con los oyentes.

Felicidad

Luis lloraba mucho, porque en el lugar donde aprendió a montar en bicicleta, se levantó un edificio. Luego vino un terremoto, y Luis, feliz y sobreviviente, volvió a sacar su bicicleta.

Jerónimo García Riaño

Obediente

A su alrededor oía: “Quédate en casa”, “No salgas”,“Es por tu bien”. Como niño obediente eso hizo: no nació. José Edier Gómez Espinal

Salvaje

Usted es un salvaje de emoción y asfalto. El olor a peste lo enloquece, a tal punto, que no le importa salir a la calle a buscar la historia y su consagración. Recuerda, mientras sonríe, su ataque, con micrófono y cámara en mano, a esa mujer desbordada de tristeza por la muerte de su esposo. La primera víctima del contagio. Una pregunta a la yugular, una nota que abre el noticiero y un titular vendedor: Primicia ¡Por fin, el virus tiene una cara! Ahora usted lea el resultado de la prueba: ¡Dio positivo! Ya tiene su noticia. Es hora de conectarlo al respirador. Angélica Villalba Cárdenas.

Share this