La historia del PCC, la mayor multinacional del crimen de Brasil

Crimen Brasil.jpg
Foto: Pstu.org.br

El Primer Comando de la Capital (PCC), la mafia más grande de Brasil. Nació en las cárceles de San Pablo y se extendió a las favelas de todo el país, donde maneja gran parte del narcotráfico.

El PCC es una multinacional de la delincuencia. El grupo surgió en una cárcel del interior de San Pablo, en agosto de 1993, como un mecanismo de defensa ideado por ocho reclusos para evitar masacres en la prisión, opera actualmente en 27 estados de Brasil, en seis países de Sudamérica y cuenta con presencia en Europa y África.

La  multinacional pasó de ser un grupo de presos que buscaban tener un mejor trato en las cárceles brasileñas a una mafia multinacional. Su imperio criminal incluye el tráfico de cocaína, el secuestro por rescates, robos a cajeros automáticos y asaltos a gran escala a negocios y bancos.

La organización ha comenzado a invadir los penales paraguayos y bolivianos y ha logrado crear una red de políticos aliados dentro de Brasil. Se ha reportado que han usado bancos en China y Estados Unidos para proteger sus ganancias.

Según informe  del Ministerio Público del Estado de San Pablo, señala que en la medida que crece la organización delictiva, también aumentan sus límites territoriales. “En 2013 se concluyó que el PCC se extendió por 22 estados de Brasil, además de Bolivia y Paraguay, actualmente está presente en los 27 estados brasileños y también sentó bases en Argentina, Perú, Colombia y Venezuela”, menciona el documento.

Lincoln Gakiya, fiscal que ha estado investigando por diez años al grupo, aseguró que el PCC estaba reclutando miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para extender sus redes de narcotráfico por Latinoamérica.

Jhon Marulanda, experto en Seguridad, aseguró en el programa ‘Revista de la Mañana’ que esta organización se ha convertido en una amenaza “el segundo consumidor de cocaína es Brasil después de los Estados Unidos. La cocaína que llega de Brasil sale de Perú y de Bolivia y esto hace que hayan vasos comunicantes entre las organizaciones del crimen brasileños que reclutan personas de las Farc o del narcotráfico colombiano por su fama de ejecutores, gatilleros y sicarios.

Además explicó que la situación es grave en Brasil  “el presidente Michel Temer  declaró estado de emergencia en Río de Janeiro, y es que la base fundamental  y el origen de la crisis en Brasil, es el narcotráfico originado en Colombia y en México. Por eso las redes del narcotráfico ilícito son una verdadera amenaza a la seguridad.  

En 2016, la banda conformada por bolivianos y brasileños asaltó la joyería Imperio, en Santa Cruz. Cinco meses después, el 30 de marzo, delincuentes armados atracaron un camión de valores de la empresa Brinks, cerca de Roboré. En esa oportunidad se llevaron $us 1,3 millones e hirieron a cinco policías. El 13 de julio, cuando cuatro hombres fuertemente armados ingresaron a la joyería Eurochronos, pero resultaron sorprendidos por la Policía.

Lea también: El artículo publicado por el periodista Jonathan Franklin en la revista Americas Quarterly.

Share this