La FIP pide que se reanuden conversaciones con el ELN

image eln web.png
Foto;EFE /El Espectador

La Fundación Ideas para la Paz, FIP, en un informe que muestra una radiografía del ELN, también hace recomendaciones para que no se cierre la puerta del diálogo.

En el informe la FIP muestra como en el año 2017 se ha ido fortaleciendo esta guerrilla. Señala que en el 2017 “se habrían vinculado cerca de 1.000 miembros y, según la más reciente estimación de la Fuerza Pública, para 2018 contaba con más de 4.000 integrantes. Como esta guerrilla no es exclusivamente militar, se estima que podría tener entre 4.000 y 5.000 milicianos”.

A su vez habla de la expansión que ha tenido este grupo guerrillero, que aprovechó esas zonas en donde estaba las FARC, las cuales para obtenerlas se ha tenido que enfrentar con otros grupos al margen de la ley como el Clan del Golfo.

Actualmente, el ELN hace presencia en regiones como el nordeste de Antioquia, el Bajo Atrato en el Pacífico norte, y algunas regiones de Nariño, zonas donde estaba las FARC. Pero también ratifica el estudio, que se encuentran en Venezuela.

“Hoy, en el país vecino, el ELN desarrolla actividades ilegales relacionadas con el contrabando de gasolina, la minería y la extorsión. El trabajo de campo realizado por la FIP en Norte de Santander y Arauca, da cuenta de corredores controlados por esta guerrilla para el contrabando de gasolina, cárnicos, carbón y otros bienes. En Vichada, desde el 2017, hay información relacionada con el control de minas y la apropiación de minerales que ingresan a territorio colombiano por parte del ELN. Se suma que la migración masiva de venezolanos y su vulnerabilidad económica han facilitado su reclutamiento y participación en estas economías ilegales”.

En cuanto a la estructura, la FIP expone que el Comando Central, COCE, y la Dirección Nacional, son las instancias de nivel superior para la toma de decisiones y definen los lineamientos para las unidades regionales. Parte del COCE está en La Habana (“Pablo Beltrán” y “Gabino”), y se ha mostrado a favor de la negociación.

Otros han expresado sus dudas y desacuerdos. Alias “Pablito”, jefe del Frente de Guerra Oriental (FGO) e integrante del COCE, es uno de los comandantes con mayor ascendencia, y las estructuras bajo su mando representan una parte sustancial del poder militar del ELN. Su postura es crítica frente a la posibilidad de entregar las armas. Hace poco señaló que el “ELN continúa con voluntad de diálogo de paz”, pero reiteró que, para esa guerrilla, dialogar es negociar y no someterse.

La financiación de este grupo guerrillero es el secuestro y la extorsión – incluyendo la afectación a la industria petrolera–, a la diversificación de fuentes, ampliando su influencia en el narcotráfico, la minería ilegal y el contrabando, este último aprovechando el cierre de la frontera con Venezuela.

Con respecto a la crisis social que genera el ELN, dice la investigación que según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), los eventos de desplazamiento forzado que tienen al ELN como uno de sus responsables, aumentaron un 132% en 2018, con respecto al año anterior. Sobre el reclutamiento forzado, se estima que el ELN es responsable de reclutar menores entre los 14 y los 17 años y, en las zonas fronterizas, estaría reclutando migrantes venezolanos y miembros de las comunidades indígenas.

Recomendaciones que hace la FIP para continuar con el diálogo:

  1. Generar medidas de confianza y desescalamiento de la confrontación armada.
  2. Implementar los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, como centro de la agenda social, en los territorios de influencia del ELN.
  3. Reestablecer los canales de comunicación con el gobierno de Venezuela.
  4. Recomponer las relaciones con garantes como Cuba y Noruega, para encontrar fórmulas que permitan la comunicación.
  5. Comenzar la fase de “exploración”.

Información de la FIP

 

Share this