¡No a la homofobia!

laud-brasil-homofobia.png
Foto: La Prensa

El Supremo Tribunal Federal de Brasil decidió criminalizar la homofobia comparándola con el delito de racismo.

Con esta decisión, el país latinoamericano se convierte en el 43º país en criminalizar la homofobia. Hasta que el Congreso de mayoría conservadora, con la presencia de una poderosa bancada evangélica apruebe una ley sobre el tema, la homofobia será tratada igual que el delito por racismo.

Este pronunciamiento ha sido considerado por diversas ONG como un paso importante para las minorías sexuales en el país con más asesinatos de personas LGBT en el mundo.

Con ocho votos a favor y tres en contra, el Tribunal asume esta decisión hasta que el Congreso, conformado por una mayoría conservadora y con fuerte influencia de las iglesias pentecostales, formule una ley específica para castigar ese tipo de discriminación.

En la sentencia se aclaró que será permitido a los practicantes de todas las religiones manifestar su oposición a las relaciones homosexuales, siempre y cuando sea ‘de acuerdo con sus libros y códigos sagrados‘ y no se incurra en la discriminación, que podrá ser castigada.

En Brasil los actos de racismo son castigados de uno a tres años de prisión o con pago de multas. Luego de esta controvertida decisión, las mismas condiciones serán aplicadas para los actos de "homotransfobia".

Por su parte, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro dijo que el fallo es "totalmente equivocado" porque va a perjudicar a los propios homosexuales. En varias oportunidades el mandatario ha hablado abiertamente sobre su homofobia, con frases como “sería incapaz de amar a un hijo homosexual”, “Brasil no debe volverse un paraíso para el turismo gay” o su llamado a evitar que la homosexualidad sea tratada como algo “normal”, pues dice, se multiplicará el número de homosexuales.

Según la ONG Grupo Gay da Bahía (GGB), que recoge estadísticas nacionales desde hace cuatro décadas, en 2017 hubo 387 asesinatos y 58 suicidios por "homotransfobia", un 30% más que en 2016. Esto implica la muerte por suicidio o asesinato de una persona LGBT  cada 19 horas en Brasil.

Share this