Es hora de visitar el Museo de la Chicha en Bogotá

Chicha.jpg
Foto: LAUD

Chicha, guarapo, chirrinchi y zhuke, son las bebidas ancestrales que usted podrá disfrutar en este espacio ubicado en el Chorro de Quevedo.

En el corazón de Bogotá se viene gestando un proyecto que gira alrededor de las tradiciones ancestrales de los pueblos Muisca: El Museo de la Chicha. Un espacio para conocer a fondo sobre este mundo mágico, su historia y sus bebidas.

Su fundador Alfredo Ortíz, o más conocido como el “El Kacha”, estuvo en los micrófonos de LAUD 90.4 FM ESTÉREO hablando sobre este maravilloso espacio para el disfrute de todos sus visitantes. “La chicha (fapqua en lengua muisca) es una bebida ancestral, artesanal, andina, muisca y espirituosa”.

El recorrido por el Museo dura de 40 minutos a 1 hora. Durante el itinerario le contarán la historia de los pueblos que habitaron el territorio; le explicarán la historia y preparación de la chicha con las charlas “ayer hoy y siempre”, “la historia jamás contada” y “origen, identidad y memoria”; se hablará de la estigmatización de esta bebida debido a la llegada de la cerveza, y los beneficios de tomar chicha.

Durante el recorrido también se hablará sobre las semillas ancestrales, sagradas y doradas, que pueden reemplazar productos como la carne, la leche y los huevos que hoy en día son tan perjudiciales para la salud. Para finalizar se hará una degustación de las cuatro bebidas benditas (guarapo, chicha, zhuke, chirrinchi) y la manera correcta para tomarlas; y usted podrá llevarse un recordatorio del Museo.

En 1.889 llega don Leo Kopp y  monta la gran fábrica de cervezas Koop Bavaria. Después de 1.900 se inicia la envidia, el chisme y la mala prensa para montar el monopolio hasta nuestros días. Sacan fichas gráficas, entre otras, una que decía “no tome chicha, la chicha engendra el crimen” y hay un puñal con sangre; el otro decía “las cárceles se llenan de gente que toma chicha” y había un negro tras las rejas y una monja rezándolo afuera; hay otra que dice “la chicha embrutece” y está la cabeza de un burro y el cerebro humano por dentro (…) los problemas surgen a raíz de la mala manipulación y los excesos; proliferaron las chicherías por toda la ciudad y la periferia, la gente tomaba mucha chicha (…) empezaron a surgir problemas intestinales y la tapa fue en el Bogotazo cuando la ultra derecha y los conservadores aprovecharon la oportunidad para decir que había sido a raíz de la chicha, pero eso fue totalmente falso, eran problemas más profundos (...) afortunadamente ahora es patrimonio cultural y material de los bogotanos y colombianos” contó Ortíz. Escuchar entrevista.

Fuente: Alfredo Ortíz.

Después del recorrido, usted podrá disfrutar de otro de los lugares que hacen parte de este circuito ancestral en el Chorro de Quevedo visitando ‘La Puerta Real’, un espacio para disfrutar de buena comida, pero metiéndose en el papel de un auténtico cachaco: lo harán viajar por el tiempo a través de su diseño, de la música, lo vestirán de cachaco, le pondrán su tradicional sombrero o un tocado del siglo XX, para el caso de las mujeres, y los auténticos gabanes para sentirse bien “chirriado”.

El Museo está abierto de martes a domingo de 12 m a 5:00 p.m y está ubicado Calle 12 B Bis con Carrera 1. Por otro lado, “El Kacha” también es un gran conocedor de la lengua Muisca, y los días sábados de 2:00 a 4:00 p.m ofrece un curso para todos los interesados en aprender sobre esto.

Share this