En las Américas, tres de cada 10 personas, tienen riesgo de contagio

OPS_0.png
Foto: www.elespanol.com/ EP

Son casi 325 millones de personas en el continente americano que corren un mayor riesgo de enfermar gravemente por COVID-19.

Lo anterior  debido a sus condiciones de salud subyacentes, como la diabetes, la enfermedad renal y la hipertensión, así como enfermedades infecciosas como la tuberculosis o los inmunosuprimidos,

"Desafortunadamente, muchas de estas condiciones médicas están muy extendidas en las Américas, lo que hace que nuestra región sea más vulnerable", afirmó la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne.

Para ayudar a abordar la situación, la OPS ha desarrollado un nuevo modelo de datos en asociación con la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres que proporciona una imagen más precisa de la prevalencia de las condiciones de salud en las Américas.

Una situación preocupante

"Lo que vemos es preocupante", señaló Etienne. "Estamos hablando de 186 millones de personas en América Latina y el Caribe", y en los Estados Unidos, Canadá y México, una de cada tres personas corre un mayor riesgo de COVID-19 grave.

En las Américas, hay 43 millones de personas en alto riesgo, lo que significa que podrían requerir hospitalización debido a sus condiciones de salud subyacentes. Y dentro de este grupo, los hombres tienen el doble de probabilidades que las mujeres de estar en alto riesgo de desarrollar COVID-19 grave", sostuvo.

Las personas mayores de 65 años corren un mayor riesgo de contraer enfermedades más graves, ya que la probabilidad de desarrollar múltiples condiciones de salud aumenta con la edad. "Pero los adultos en edad laboral, que se refiere a las personas de 15 a 64 años, no son inmunes, ya que muchos de ellos viven con una o más condiciones de salud subyacentes. La diabetes y la enfermedad renal crónica, en particular, son especialmente frecuentes entre las poblaciones adultas", indicó la Directora de la OPS.

Estrategias para proteger a las personas con comorbilidades

La nueva herramienta desarrollada con la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres ayudará a los países con datos específicos "a adaptar sus respuestas a la COVID-19 y proteger mejor a las poblaciones vulnerables de las enfermedades crónicas que amenazan su salud", dijo Etienne.

Las estrategias para proteger a las personas con condiciones subyacentes, que van desde el autoaislamiento con asistencia, hasta la prestación de recursos y sistemas de apoyo adecuados, pueden ayudar a los países a reducir las muertes entre los grupos vulnerables, aplanar la curva y preservar la capacidad de los servicios de salud, añadió.

"Con el aumento de los pacientes con COVID-19, muchos sistemas de salud carecen del personal, el espacio y los suministros para ofrecer adecuadamente la atención de rutina. Esos cambios han retrasado los tratamientos para pacientes con cáncer y la diálisis para aquellos con enfermedad renal crónica. Las personas con diabetes se están quedando sin insulina, y los pacientes con VIH tienen que preocuparse por continuar su tratamiento", manifestó.

Con la nueva herramienta, los países pueden adaptar su respuesta para proteger a los grupos de riesgo vulnerables e implementar programas innovadores para ayudar a las personas a gestionar de forma segura y coherente sus condiciones. Esto incluye el aumento de las capacidades de telemedicina y el establecimiento de puntos de apoyo nuevos para la atención, lo que permite que las personas con enfermedades crónicas sean vistas por un profesional de la salud lejos de pacientes sospechosos de COVID-19.

Según la Directora de la OPS, los países deben asegurarse de que se aconseje a los grupos vulnerables que se conecten con sus proveedores de atención médica para asegurarse de que tienen los medicamentos y suministros que necesitan para manejar de forma segura sus condiciones.

"Este es también el momento de confiar en que sus amigos y familiares hagan los mandados (por estas personas), para que puedan minimizar los viajes fuera de sus hogares. Y en la medida de lo posible, las personas deben mantener una rutina saludable en casa que incluya ejercicio regular y alimentos nutritivos", agregó Etienne.

La pandemia no se está desacelerando

Hasta el 20 de julio, se han notificado 7,7 millones de casos y más de 311.000 personas han muerto por COVID-19 en las Américas. Sólo en la última semana hubo casi 900.000 nuevos casos y unas 22.000 muertes, la mayoría en Brasil, México y Estados Unidos. 

En la cuenca amazónica, la COVID-19 continúa propagándose con aumentos significativos en puntos calientes localizados en Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú, mientras que los países centroamericanos están reportando sus mayores aumentos semanales de casos COVID-19 desde que comenzó la pandemia.

Share this