El rey del acordeón lanza su más reciente producción musical

Alberto Jamaica.jpg
Foto: Archivo particular Beto Jamaica - Handout - Agencia Anadolu

‘Mi acordeón bonito’ es la más reciente canción de “Beto” Jamaica, una composición que describe de manera palpable todo el amor y respeto que le tiene a este instrumento.

Alberto “Beto” Jamaica estuvo en el espacio de ‘Música y músicos de Colombia’, contándonos sobre su proceso musical, sus nuevos lanzamientos y lo que le espera a este gran artista en el futuro.

“Beto”, como le dicen de cariño, comenzó a interesarse por la música desde joven por un radio que lo acompañaba en los días, a tevés del cual conoció bambucos, pasillos y torbellinos, hasta llegar a las parrandas vallenatas del Caribe Colombiano.  Aprendió de otros, sobre música y la ejecución de instrumentos, mostrando un gran talento y una inigualable pasión por ese fuelle y ese diapasón. Sin embargo, la poca favorable situación económica en su vida se dedicó a ser albañil o “todero”, así que dejó, por el momento, esa virtud como hobby.

Pasan algunos años y en uno de esos encuentros “de querer hacer música” conoce a José Pedraza, un empresario de Bogotá,  quien además de brindarle ayuda laboral, le dio el impulso necesario para tomar el acordeón como elemento fundamental en su vida.

Alberto “Beto” Jamaica el 30 de abril del 2006 se consagró como el primer Rey del Acordeón de origen bogotano. Un logro que lo llevó a seguir más enamorado de aquel instrumento que lo alienta día a día al éxito.

Aunque el Rey del Acordeón tuvo una vida de trabajo duro y con mucho sacrificio por su familia, no dejó nunca de lado la belleza de las tonalidades del acordeón. Siguió empoderando su idea de aprender más y a aportar con alguna colaboración en producciones de artistas reconocidos dentro del género.

Es tanto el cariño y la admiración que le debe a este instrumento que nace ‘Mi acordeón bonito’, una canción que emerge para demostrarle al mundo que el talento y el trabajo con pasión dan fruto.

Esta canción inicialmente no iba a llevar su voz, pero después de algunas charlas con sus colegas decide grabarla, puesto que es una composición que narra la historia de él junto a su acordeón. El video fue grabado durante el confinamiento en una casa Museo del Vallenato y una iglesia cristiana, todo bajo los protocolos de sanidad.

Share this