El poder que da el Código de Policía a sus miembros

Policia.png
Foto: 360radio.com.co

Estudio revela hechos de violencia por parte de la Policía desde el 2017 hasta 2019.

Cuando se implementó el nuevo Código Nacional de Policía hace cuatro años se les otorgó más poder a los miembros de esa Institución pues se caracteriza por ser permisivo en cuanto al uso de autoridad sobre la ciudadanía.

Temblores ONG inició una investigación con el fin de evaluar el impacto de dicho Código, denominado ‘Bolillo, Dios y Patria’, que además, según Alejandro Rodríguez, vocero de la ONG, busca identificar distintos patrones sobre el funcionamiento de la violencia física, sexual y homicida de parte de la Policía hacia la población civil.

“En el papel el código de Policía presenta avances en cuanto a los Derechos Humanos, pero en la realidad esto no funciona. Una prueba clara es el artículo 155 que cambia el paradigma de la UPJ al CTP que es el Centro de Traslado por Protección y es a donde el Esmad debería  llevar a los ciudadanos cuando se encuentran en algún peligro o el individuo mismo pueda generar peligro hacia otras personas. Sin embargo, el espacio está siendo utilizado como una medida más de castigo que de protección a quienes están ejerciendo el derecho a la protesta y por eso desde Temblores ONG estamos analizado estos hechos a través del estudio”, señaló Alejandro Rodríguez en LAUD 90.4 FM ESTÉREO.

De acuerdo con la investigación, las cifras entregadas por Medicina Legal sobre violencia interpersonal, dan cuenta de 40.481 casos registrados entre los años 2017 y 2019 en donde el presunto agresor corresponde a miembros de las fuerzas armadas, de policía, policía judicial y servicios de inteligencia. Estos casos se encuentran distribuidos entre los siguientes años: en el 2017 hubo 13.347 casos, en el 2018 14.068 y en el 2019 13.066.

De todos los casos registrados “podemos identificar que las personas más agredidas según género fueron los hombres quienes corresponden al 84.8% de los casos en el 2017, 84.6% de los casos en el 2018 y 84.3% de los casos en 2019. También podemos identificar que según la pertenencia étnica de la víctima, en el 2017 se registraron 485 casos de violencia contra personas de las comunidades afro, 107 casos contra personas indígenas, y 61 casos contra personas raizales. En el 2018 estas proporciones se mantienen con 518 casos de personas afro, 72 casos de personas indígenas y 58 casos de personas raizales. Finalmente en el 2019 se presentaron 387 casos hacia personas negras, 104 hacía indígenas y 39 hacia raizales. Estas cifras nos permiten concluir que de acuerdo al filtro de diferenciación étnica realizado por medicina legal estos tres grupos se han mantenido como los más violentos”.

Aquí puede ver el informe completo.

Escuche la entrevista: 

Share this