El Percutir en el ritmo de la Gaita

Toto La Momposina.jpg
Foto: whatsuprevistaeventos.blogspot.com

Sin lugar a dudas  es un toque que requiere del aprendizaje y éste  proviene de los grandes maestros de la región Caribe, quienes no han tenido formación musical, pero son diestros al tocar el tambor alegre. 

Marcos Vinicio, músico que sí tuvo la formación académica en el conservatorio de música de Bogotá y una especialización en percusión en la Habana Cuba, para perfeccionar el toque y los tiempos que se requieren para tocar un buen bullerengue, pajarito, gaita o cumbia; el toque cubano también le permitió el virtuosismo para adentrarse en lo clásico y lo popular. 
 
Parte de este aprendizaje, lo heredó del maestro Paulino Salgado (Batata), quien lo fue encariñando con los secretos de ese instrumento, que se vuelve esquivo a las manos de los aprendices, quienes no logran descifrar el embrujo de ese parche ubicado en la parte superior del tambor, por más que lo golpean y lo acarician; de igual forma, los maestros Erasmo Arrieta, Juan y José Lara también estuvieron muy cerca de sus inicios musicales.
 
Una de las característica de los pueblos habitantes de  la orilla de los ríos, es que son netamente musicales, como también las ciénagas son puntos de encuentro donde se cultiva la música, la improvisación y el repentismo. Por eso el artista en mención hace parte de Talaigua (Bolívar), por donde han transitado grandes cantadoras como: Petrona Martinez, Etelvina Maldonado, Martina Camargo y Toto La Momposina. 
 
El próximo 27 de mayo, será el lanzamiento del trabajo discográfico, titulado: Toto y los Clásicos, en donde estará acompañada de su hijo Marcos Vinicio quien tocará para embrujar a todos los asistentes.
Share this