El legado artístico de Kobe Bryant

KOBE BRYANTweb1.jpg
FOTO: REUTERS

Ante la impactante noticia de la muerte del exjugador de Los Lakers, el mundo del cine también lo recuerda por su aporte al séptimo arte.

Tras conocerse el deceso de uno de los deportistas más importantes del planeta en medio de un trágico accidente de helicóptero en California, Estados Unidos; son varias las facetas que hoy se exaltan del mítico Kobe Bryant.

Además de ser reconocido mundialmente por ser uno de los basquetbolistas más grandes de la historia gracias a su recorrido lleno de victorias y gestas inimaginables, Bryant también logró estar en la alfombra roja de Hollywood y ganar un Premio Oscar.

En 2018, la Academia premió como mejor cortometraje animado a ‘Dear basketball’ o ‘Querido basketball’. Una producción audiovisual que ilustró un poema escrito por la leyenda de Los Lakers al momento de retirarse de los escenarios deportivos en 2016.

La cinta, que revela a través de una secuencia de dibujos en grafito la historia de la ‘Mamba Negra’ (como era conocido), rememora en tres minutos y 56 segundos el anhelo de un niño que hace realidad sus sueños; los sueños que se hicieron realidad en una de las carreras deportivas más admirables de los últimos años.

En la obra – dirigida por Glen Keane – también se puede escuchar la voz de la estrella de la NBA, dedicándole unas sentidas palabras a su amado deporte y a su pasión por una de las disciplinas más populares en el mundo entero.

Poema completo →

"Querido baloncesto,

Desde el momento en el que empecé a ponerme los calcetines de jugar de mi padre, disparando mi imaginación con tiros ganadores en el Great Western Forum, supe que una cosa era verdad: quedé enamorado de ti.

Un amor muy profundo al que le entregué todo, desde mi mente y mi cuerpo hasta el alma y el espíritu.

Siendo un niño de seis años, profundamente enamorado de ti, nunca vi el final del túnel, solo me veía a mí mismo corriendo para salir de uno.

Y corrí, corrí hacia arriba y abajo de cada cancha, después de cada balón perdido, por ti. Exigiste mi empuje, te di mi corazón, porque eso vino con mucho más.

Atravesé el sudor y el dolor, no porque el desafío me llamase, sino porque TÚ me llamaste. Hice todo por TI, porque eso es lo que tú haces cuando alguien te hace sentir tan vivo como tú me has hecho sentir.

Concediste a un pequeño niño de seis años su sueño Laker, y siempre te amaré por ello. Pero no puedo amarte de manera tan obsesiva por mucho más tiempo. Esta temporada es lo último que tengo que dar. Mi corazón puede atajar los golpes, mi mente puede lidiar con la dura rutina, pero mi cuerpo sabe que es tiempo de decir adiós.

Y eso está bien. Estoy listo para dejarte ir. Quiero que lo sepas para que ambos podamos saborear cada momento que dejamos juntos. Los buenos y los malos. Nos hemos dado todo lo que tenemos mutuamente.

Y los dos sabemos que no importa lo que haga después, siempre seré ese niño con los calcetines y cubos de basura en la esquina: "05 segundos en el reloj, balón en mis manos 5… 4… 3… 2… 1"

Siempre te amaré, Kobe".

 

Share this