El ejercicio creativo, el arte y la investigación

Ejercicio creativo, el arte y la investigacion.png
Foto: LAUD

Palabras en el Seminario Formativo del Encuentro Internacional de Investigación Creación.

Tal vez fue San Alberto Magno, el maestro de Santo Tomas de Aquino en la Sorbona, quien afirmara en el París del siglo XIII, que la creación era la producción de algo desde la nada; un conjuro demiúrgico, una operación humana ex-nihilo, la referencia a un acontecimiento con resonancias bíblicas, que traduce el hacer algo desde lo increado.

Solo que ese tránsito de lo increado a lo creado; de la nada al producto; supone un proceso que incluye también la investigación o que también la puede incluir, en distintos niveles, con mayor o menor elaboración; con grados diversos de intensidad en el curso mismo de esa producción, tan especial, en la que se pasa de las técnicas y del conocimiento sistemático, al mundo de la transposición artística; que salta de la gramática de los elementos a la poética de lo simbolizable.

Béla Bartók recorría sus comarcas magiares, gramófono en mano, atrapando las melodías populares, cuyas notas trasvasaba luego en esas sus composiciones, de un “clasicismo” expresionista, entre folclórico y contemporáneo. Era pura investigación etnográfica en el orden musical, que precedía al efecto de creación, mediante la transfiguración estética.

En el cine, tanto Chaplin como Eisenstein, realizaban búsquedas minuciosas para poder unir de manera desconcertante unas con otras las imágenes; lo cual era investigación experimental en la dirección de conseguir el montaje apropiado, un arte particular en el que fueron creadores formidables.

Piero della Francesca, ensayaba y estudiaba repetidas veces las líneas y los planos hasta encontrar esa perspectiva, con la cual reinventó la pintura, en un efecto de soberbia creación, como en la Flagelación, una de sus obras maestras.

En la literatura, no hay que olvidar la circunstancia de que Stendhal se informaba al detalle de episodios judiciales, para recrearlos en una narrativa de ficción de alta calidad, como fuera el caso de su imperecedero “Rojo y Negro”.

Así, la investigación en sus distintas facetas suele ir unida a la creación, como si desde la “ficción” de la vida, esa que es apropiación de la experiencia, bien asimilada y filtrada por la observación, la comprensión y la experimentación, se pudiese volar hasta la ficción de la imaginación y de la representación simbólica.

Con esta constatación de lo que sucede en el proceso de producción de la obra, de lo que significa su genealogía, se abre un campo de discernimiento intelectual acerca del juicio estético, del papel del artista, e incluso de las relaciones de poder que discurren en medio de la creación y de toda la simbolización entre los seres humanos.       

Sistema Integrado de Comunicaciones

Fuente de información: Rectoría

Rector, Ricardo García Duarte

Universidad Distrital Francisco José de Caldas.

Share this