El Día de la Pachamama

laud-dia-pachamama-eltribuno.jpg
Foto: El Tribuno

Con rituales ancestrales países andinos agradecieron al planeta los beneficios recibidos. Una tradición legendaria.

El 1 de agosto se celebró en varias naciones de Suramérica el ‘Día de la Pachamama’. Un acto de retribución y homenaje a la tierra que reunió a las comunidades indígenas de la Cordillera Andina bajo un mismo propósito: agradecer.

El ritual consiste en ofrecer al planeta elementos como signo de respeto. Entre ellos está hacer un sahumerio con mirra, sándalo e incienso el cual se esparce por espacios de trabajo y hogar como práctica de ofrenda y limpieza. Otro es vestir a los animales de colores fuertes y flores como solicitud de prosperidad. Así mismo se pueden apreciar las pirámides de piedras llamadas ‘Apachetas’ donde se depositan ofrendas en gratitud de los frutos recibidos.

Las ceremonias se realizan cada año y cambian de acuerdo a las regiones donde se conmemora. Sin embargo, uno de los actos más comunes es la toma de ‘Caña con ruda’, que consiste en mezclar la caña paraguaya o ginebra con hojas de ruda macho. La bebida es tomada desde siglos atrás y se le atribuye beneficios como espantar los malos espíritus y atraer la salud, la prosperidad y otros favores.

En nombre de la efeméride se celebran fiestas institucionales, prácticas espirituales y todo un agasajo alrededor de la gastronomía tradicional. Los países donde la fecha tiene mayor incidencia son Perú, Bolivia y el norte de Argentina y Chile.

El homenaje a la Pachamama se deriva del sumo respeto y gratitud que el pueblo Inca tenía a la tierra, de allí su nombre ‘Pacha’ (universo, espacio, época), ‘mama’ (madre). Para ellos Mama Pacha era una de las diosas centrales de su cosmovisión a la cual había que venerar con ceremonias ganaderas y agrícolas. En la actualidad ella sigue siendo una deidad y este ritual autóctono permanece como primordial entre los pueblos indígenas andinos.

Share this