EE.UU. estudia prohibir entrada a miembros del Partido Comunista Chino

laud-china-estadosunidos-rtve.jpg
Foto: RTVE

El New York Time fue el primer medio que informó sobre el plan que plantea negarle la visa a más de 90 millones de chinos. Por ahora solo es un borrador del proyecto.

La administración Trump está considerando prohibir los viajes a Estados Unidos a todos los miembros del Partido Comunista Chino y sus familias, una idea que China descartó como absurda.

Altos funcionarios que discutieron el asunto comenzaron a distribuir un borrador de una posible orden presidencial, pero las deliberaciones se encuentran aún en una etapa temprana y el tema no se ha planteado al presidente Donald Trump, dijo una fuente en la administración que habló bajo condición de anonimato.

El plan, del que informó por primera vez el ‘New York Times’, se centra en negarles visas a más de 90 millones de chinos en lo que sería una de las acciones más duras de Washington en mitad de una creciente tensión con Pekín, que algunos expertos comparan ya con una nueva Guerra Fría.

Tal prohibición, sí se implementa, podría golpear al gobernante Partido Comunista desde los niveles más altos hasta su base y seguramente generaría represalias contra los estadounidenses que viajan al país oriental. Esto podría incluir no solo a diplomáticos sino también a ejecutivos de negocios, lo que podría dañar los intereses de Estados Unidos en esa nación.

La portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Hua Chunying, preguntó sobre la posibilidad de dicha prohibición de viajar y dijo que, si se materializa, significaría que EE.UU.está optando por enfrentarse a 1.400 millones de personas.

"Esto va en contra de la tendencia del siglo XXI, y es muy absurdo", dijo, y señaló que ningún funcionario estadounidense había aclarado si la información sobre este plan era correcta.

El secretario de Estado de Norte América, Mike Pompeo, no confirmó que estuviera siendo estudiado, pero dijo: "Estamos trabajando, bajo la guía del presidente, sobre cómo presionar contra el Partido Comunista Chino".

Las relaciones entre las dos economías más grandes del mundo se han hundido hasta niveles nunca vistos en décadas, ya que chocan por la gestión del coronavirus por parte de China, su control sobre Hong Kong, sus polémicas reivindicaciones en el Mar del Sur y las acusaciones de crímenes de Derechos Humanos en Xinjiang.

Funcionarios de varias agencias estadounidenses están involucrados en el proceso, que incluye la consideración de si se debe bloquear la entrada de los hijos de los miembros del Partido Comunista a las universidades estadounidenses, dijo la fuente.

El hecho de que se esté discutiendo una prohibición tan radical muestra hasta qué punto el entorno de Trump pueden estar preparándose para hacer que el tema de China tenga mayor peso en su campaña para la reelección en noviembre.

Trump y el posible candidato presidencial demócrata Joe Biden han competido para mostrar quién adopta una posición más firme contra el país oriental.

Los ayudantes de Trump han convertido al Partido Comunista en un objetivo principal para lo que llaman las actividades "malignas" de Pekín. Pero Trump ha dejado de criticar directamente al presidente chino, Xi Jinping, a quien incluso ha elogiado como amigo.

Información tomada del mundo.es.

Share this