Declaratoria de situación de desastre en el archipiélago de San Andrés

laud-emergencia-en.providencia-presidenciadelarepublica.jpg
Foto: Presidencia de la República

La nueva norma establece los lineamientos para el manejo de la tragedia y del Plan de Acción Específico, con miras a mitigar los efectos de los huracanes en las islas.

Mediante el Decreto 1472, del 18 de noviembre de 2020, el Gobierno Nacional declaró la existencia de una situación de desastre en el departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y sus cayos, por el término de 12 meses, prorrogables hasta por un periodo igual.

“Con la norma tanto las entidades nacionales como del departamento darán aplicación al régimen normativo especial para situaciones similares y de calamidad pública”, señala el documento. Así mismo dispone de un régimen aduanero con el cual la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales -DIAN podrá autorizar, sin trámite previo alguno, la entrega directa al importador de determinadas mercancías que así lo requieran, bien sea por que ingresen como auxilio para damnificados de catástrofes o siniestros, por su especial naturaleza o porque respondan a la satisfacción de una necesidad apremiante.

Además, el Decreto 1472, firmado por el Presidente Iván Duque, contempla que la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – UNGRD procederá a elaborar, con base en el Plan Nacional de Gestión del Riesgo, un Plan de Acción Específico para el manejo de la situación de desastre.

Lineamientos a ejecutar:

1. Asistencia humanitaria a las familias afectadas con alimentación y elementos de dormitorio, aseo y cocina, durante el tiempo que dure la emergencia y un tiempo adicional necesario en el desarrollo del proceso de recuperación.

2. Administración y manejo de albergues y/o subsidios de arrendamiento temporal, para las familias que evacuaron sus viviendas.

3. Agua potable y saneamiento básico.

4. Salud integral, control y vigilancia epidemiológica.

5. Recuperación y/o construcción de vivienda (averiada y destruida).

6. Reactivación económica y social de la zona acorde con las líneas que el Departamento Nacional de Planeación y demás entidades pertinentes establezcan.

7. Ordenamiento territorial.

8. Alertas tempranas.

9. Obras de emergencias y obras de prevención y mitigación en la zona.

10. Continuidad de la prestación de los servicios públicos y de telecomunicaciones.

El paso del huracán Iota por Providencia destruyó el 98% de la isla y sumó la vida de una persona. Por su parte, San Andrés sufrió graves afectaciones en viviendas, instituciones y en por lo menos 400 establecimientos comerciales.

Información tomada de Presidencia de la República.

Share this