Con plástico se construye un campo de fútbol

LAUD CANCHA.jpg
Foto: El Comercio/ Perú

El Mundial de fútbol, el plástico y la cerveza unieron fuerzas para crear un campo de juego a partir de 50.000 vasos reciclados.

Rusia creó una cancha de fútbol hecha a base del plástico de vasos reciclados del último Mundial, como parte de una campaña que busca promover la protección del medio ambiente.

El espacio deportivo está ubicado en Sochi, cerca del estadio olímpico Fisht, y se hizo mediante la recolección de más de 50.000 vasos que fueron utilizados en el partido Francia-Croacia, durante la Copa del Mundo 2018.

De los más de tres millones de vasos bebidos en la cita mundialista, 50.000 de ellos han servido para darle vida a un campo bautizado como el Budweiser ReCup Arena. La iniciativa, promovida por la misma empresa cervecera que da nombre al terreno de juego, busca concienciar al mundo sobre la importancia del reciclaje, la preservación del medio ambiente y la sostenibilidad.

Para su construcción se usaron  toneladas de plástico que se han convertido en un césped rojiblanco, exhibiendo un espectáculo desde su presentación. La cancha mide 65 por 42 metros cuadrado y el color blanco de los vasos hace que parezca que el césped está cubierto de nieve rusa.

“Es importante para nosotros reducir el impacto sobre el medio ambiente. En este caso, habíamos rastreado el uso de los vasos plásticos, puesto que nuestra cooperación con la FIFA implica la eliminación socialmente responsable de los desechos plásticos, como parte del proyecto”, afirmó Konstantin Tamirov, director de Mercadeo de INBEV, el mayor fabricante mundial de cerveza.

Además, la marca ha solicitado recientemente que todas y cada una de las botellas de cerveza que creen se utilicen como energía renovable en el año 2025.

Share this