Colombia prohíbe pruebas de productos cosméticos en animales

laud-pruebas-con-animales.jpg
Foto: www.eltiempo.com

El presidente sancionó la ley que además restringe la importación y comercialización de ese tipo de productos en el país.

Este miércoles, Colombia se convirtió en el primer país de América Latina en prohibir las pruebas cosméticas en animales mediante una ley sancionada por el presidente Iván Duque, siendo parte de los casi cuarenta países del mundo entre ellos el Reino Unido, Nueva Zelanda e Israel, que han puesto fin a estas prácticas.

"El presidente Iván Duque sancionó la Ley 2047 del 10 de agosto de 2020, que prohíbe en Colombia la experimentación, importación, fabricación y comercialización de productos cosméticos, sus ingredientes o combinaciones de ellos que sean objeto de pruebas con animales", según el comunicado oficial de Presidencia.

La medida fue celebrada como una victoria por parte del representante a la Cámara Juan Carlos Losada, quien es el autor del proyecto y por la organización internacional Animal Defenders viéndola como una oportunidad de impactar a los demás países de la Alianza del Pacífico como Chile, México y Perú.

La ley contempla que el Gobierno tiene un año, a partir de la sanción de la misma, para implementar una reglamentación que permita generar estímulos, incentivos y facilidades para el fortalecimiento de las capacidades de los laboratorios e instituciones de investigación nacional que desarrollen y apliquen modelos alternativos.

Dichos estímulos se generarán a través de becas de financiación convocadas, anualmente, por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación durante los 15 años siguientes a la promulgación de esta ley.

Las personas jurídicas o naturales que infrinjan estas prohibiciones serán sancionadas por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) con una multa de ciento treinta y tres  a cincuenta mil salarios mínimos legales mensuales vigentes al momento de la ocurrencia de los hechos.

Según la ONG, estas pruebas incluyen dosis tóxicas de productos para observar efectos venenosos a largo plazo, procesos en los que los animales pueden verse obligados a inhalarlos, ingerirlos o serles aplicados en la piel.

Sin embargo, la ley contempla dos excepciones, cuando un ingrediente deba someterse a pruebas de seguridad, por riesgos de salud o al ambiente y no existan pruebas alternativas validadas por la comunidad científica internacional y cuando los datos de seguridad generados a través de pruebas en animales para un ingrediente se hayan realizado para otro propósito diferente al cosmético.

Share this