It: capítulo dos (El regreso del payaso)

LAUD IT2.jpg
Foto: Warner Bros Pictures

No solo Pennywise regresa también lo hace el club de los perdedores tras 27 años.

El director argentino Andy Muschietti repite con este segundo capítulo, de una de las obras más complejas y extensas de Stephen King. En la primera parte el maestro del terror nos muestra el génesis del Club de los Perdedores, los adolescentes nos seducen con el poderío de su amistad, además de los matices de cada uno los personajes, esos rechazados que no encajan, no saben que es ser populares, sufren de matoneo. Ese primer capítulo (2017) se convirtió en la película de terror más taquillera. Sin duda es una gran película.

El segundo capítulo los vuelve a unir 27 años después, el tenebroso payaso retorna con su terror al pueblo de Derry, Mike (Isaiah Mustafa) es el único que no ha dejado el territorio, así que convoca al resto del club para combatir a esa figura terrorífica.

El nuevo reparto es de lujo encabezado por James McAvoy (Bill), Jessica Chastain (Sophia) y Bill Hader (Finn). El miedo de la cinta alude al terror psicológico que sufre cada uno de los personajes, de esta manera no estamos ante una clásica formula de terror que alude a un fantasma, a un ruido, a un movimiento rápido de cámara, sino que nos enfrentamos a los miedos internos que cualquiera pueda tener. La empatía que desarrollan los personajes es muy alta, la mujer que fue abusada por su padre y ahora sufre la misma suerte con su esposo es uno de los mejores ejemplos que narra este segundo capítulo.

Una de las grades banderas que defiende esta entrega es la defensa a la comunidad LGBTI, estamos ante una historia abiertamente en contra de la homofobia contando con un personaje de lujo como lo es la inclusión de Xavier Dolan, uno de los mejores directores de cine ganador de dos premios en el Festival de Cannes, como un joven gay que recibe una golpiza ante la intolerancia de algunos habitantes de Derry.

‘It: capítulo dos’no alcanza la calidad de la primera entrega, es más Pennywise no es tan carismático como en la primera entrega, sin embargo, es un buen cierre a la obra del maestro del terror, además de ser una película muy entretenida.

Share this