‘Chernobyl’: La miniserie de HBO

LAUD chernobyl2.jpg
Foto: LIAM DANIEL/HBO

Cinco capítulos recrean uno de los episodios más lamentables que ha vivido la humanidad.

No es difícil imaginar que el principio del fin de la URSS comenzó el 26 de abril de 1986 tras el desastre de Chernóbil. Después de más de tres décadas el mundo agradece a Craig Mazin por ser creador de ‘Chernobyl’, un drama histórico que recrea la explosión más potente que la bomba de Hiroshima.

‘Chernobyl’ narra los hechos ocurridos en la central nuclear de Pripyat (Ucrania), entonces de la Unión Soviética. Un simulacro fallido que evidencia errores humanos y un tratamiento lamentable. La peor catástrofe nuclear de la historia de Europa.

En el siglo XXI podemos decir que estamos sobre informados, es más, cuesta reconocer cuál es la información cierta de la cantidad que recibimos. Al final de los años 80 la información internacional era deficiente, especulaciones sobre quién oprimía el botón y un grito de jubilo al derrumbar el muro de Berlín.

Había dos actores, uno bueno, Estados Unidos y el malo, la Unión Soviética. No sabíamos mucho más, por eso es entendible que este tipo de producciones nos dejen con la boca abierta, ya que era tan celosa la información, tal era el celo del comunismo que ni la propia URSS entendió en su momento lo que pasaba en su territorio. Fue gracias al resto de países europeos como Francia, Alemania e Inglaterra que el mundo pudo dimensionar lo que realmente pasó.

El reparto es de lujo, liderado por: Jared Harris (Mad Men) como Valeri Legásov, Stellan Skarsgård (Thor, Nymphomaniac) como Borís Shcherbina y Emily Watson (La teoría del todo) como Ulana Khomyuk. La profundidad de los personajes, su respeto por el orden, el miedo y cariño a su país aflora cada minuto, no sobra decir que cada uno de los personajes es consciente que se juega la vida con cada actuación que desarrollen.

En un mundo contaminado por espóilers, estos tienen poco qué hacer ya que en ‘Chernobyl’ lo único que sabemos es que el final es el inicio de la producción, así que lo más importante es la narración, no el desenlace.

Los cinco capítulos fueron dirigidos por Johan Renck, estos son: ‘1:23:45’, ‘Please Remain Calm’, ‘Open Wide, O Earth’, ‘The Happiness of All Mankind’, ‘Vichnaya Pamyat’.

Otra de las grandes características es la banda sonora que se reduce a un ruido, el de un aparato que reconoce la radiación.

Share this