Centro de Memoria por fuera de la Red Internacional de Conciencias y Memorias

memoriaweb.jpg
Foto: Semana

El director de la entidad expuso que todo se debe a una confusión no aclarada con la Red para conservar la membresía.

En septiembre de 2019 la Coalición Internacional de Sitios de Conciencia, una organización sobre el cuidado de la memoria a nivel global, y la Red de Sitios de Memoria Latinoamericanos y Caribeños – RESLAC, solicitaron al Centro Nacional de Memoria Histórica – CNMH expresar su compromiso con los principios de la red conformada por 275 miembros de 65 países, dicho pronunciamiento no fue hecho y por tal razón la entidad recibió en días pasados la notificación que fue expulsada de la misma.

Ante el hecho el director del CNMH, Rubén Darío Acevedo, expresó en rueda de prensa que todo se debió a una confusión, debido a que la respuesta fue enviada en octubre a la Red de Lugares de Memoria que hace parte de la Coalición, dando por hecho que con ello se daba respuesta de una vez a la Red Internacional.

"El 20 de septiembre del año pasado recibimos una carta de la Red… entonces, nosotros le respondimos el 11 de octubre… aclarando todas las inquietudes que tenían, primero, sobre el museo, sobre el cual también tuvimos críticas y algunas aseveraciones que distorsionaron nuestro trabajo, y segundo, sobre nuestro compromiso con las víctimas, el reconocimiento del conflicto armado, el trabajo con la memoria de las víctimas, nuestro trabajo por la no repetición ".

Pero las aclaraciones no se hicieron directamente ante la Coalición, por tanto, Acevedo se sorprendió al recibir la carta de Elizabeth Silkes, directora de la Red, que expresaba que la membresía no fue renovaba. Es por esta razón el director anunció que enviará de nuevo un comunicado para clarificar lo sucedido.

La solicitud hecha por la Red en 2019 fue que el CNMH reafirmara su compromiso de garantizar el derecho a la verdad de todas las víctimas, sus familiares y organizaciones, así como reconocer la centralidad de las mismas por parte de todos los actores armado y garantizar su participación en procesos de reparación. Reconocer el conflicto armado en Colombia. Apoyar los ejercicios de memoria entre los que están reconocer los lugares de memoria, archivos y museos. Y promover la construcción de una cultura de convivencia para no repetición.

Share this