Bogotá vivió histórica misa del Papa Francisco

Misa Papal.png
Foto: Tomada de Multiseñal RTVC

Con más de un millón trescientas mil personas, el Parque Metropolitano Simón Bolívar acogió la ceremonia campal ofrecida por el Sumo Pontífice en su visita a la ciudad.

A pesar de la espera y fuertes lluvias que cayeron sobre la capital colombiana, los miles de asistentes al escenario recreativo pudieron participar de uno de los eventos de mayor relevancia en los últimos años en la ciudad. Algunos, que desde las 4:00 a.m. ya hacían filas con la esperanza de obtener la bendición del papa Francisco y escuchar sus palabras en vivo, cumplieron su cometido luego de 31 años sin recibir una visita apostólica en el país.

Provistos de banderas, pañuelos y mensajes escritos, los fieles y seguidores de Francisco fueron poco a poco ocupando los espacios dispuestos por la organización, emprendiendo una larga espera que finalizó con el arribo del Santo Padre hacía las 4 de la tarde con un recorrido interno en el ‘Papamóvil’.

Tras transitar por gran parte del parque, el Papa finalmente llegó al vestíbulo central para realizar la ceremonia litúrgica, que antecedida por la interpretación de varios artistas colombianos con las versiones oficiales de su visita. También estuvo ambientada por la Orquesta Filarmónica de Bogotá, otorgando a la conmemoración una connotación de gran solemnidad y magnificencia.

Con sus palabras inmersas en la homilía, el Sumo Pontífice destacó varios pasajes del Evangelio de San Lucas, siempre estableciendo una relación con la realidad del país y rescatando el mensaje de paz y reconciliación que es símbolo de su visita.

“Esta querida ciudad, Bogotá, y este hermoso país, Colombia, tienen mucho de estos escenarios humanos presentados por el Evangelio. Aquí se encuentran multitudes anhelantes de una palabra de vida, que ilumine con su luz todos los esfuerzos y muestre el sentido y la belleza de la existencia humana. Estas multitudes de hombres y mujeres, niños y ancianos habitan una tierra de inimaginable fecundidad, que podría dar frutos para todos”, proclamó.

“Pero también aquí, como en otras partes, hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida: las tinieblas de la injusticia y de la inequidad social; las tinieblas corruptoras de los intereses personales o grupales, que consumen de manera egoísta y desaforada lo que está destinado para el bienestar de todos; las tinieblas del irrespeto por la vida humana que siega a diario la existencia de tantos inocentes, cuya sangre clama al cielo; las tinieblas de la sed de venganza y del odio que mancha con sangre humana las manos de quienes se toman la justicia por su cuenta; las tinieblas de quienes se vuelven insensibles ante el dolor de tantas víctimas”, agregó a su sermón.

Luego de cumplir con los actos religiosos, el Cardenal Primado de Colombia, Rubén Salazar Gómez, brindó unas palabras de agradecimiento al papa Francisco, reconociendo su presencia y la importancia de su mensaje a todo el pueblo colombiano.

Share this