Bogotá cuenta con un centro de atención y protección de animales

gatoperro.jpg
Foto: Almo Nature​

Caninos, felinos y fauna silvestre, tendrán a su disposición los servicios de consulta médica, hospitalización, unidad de cuidados intensivos, tratamientos médicos, cirugía especializada y laboratorio clínico veterinario.

El Instituto de Protección y Bienestar Animal fue inaugurado por el Distrito y contó con una inversión de 80.000 millones de pesos. Es el primero de los cuatro centros para el cuidado de las mascotas que pretende abrir antes de 2019.

Tanto las mascotas, como los animales sin hogar que deambulan por las calles de la ciudad, tienen un espacio para su protección y cuidado. El Instituto de Protección y Bienestar Animal (IDPYBA) ya cuenta con una sede, que fue inaugurada en la calle 116 con carrera 70 G, en la localidad de Suba.

Caninos, felinos y fauna silvestre, tendrán a su disposición los servicios de consulta médica, hospitalización, unidad de cuidados intensivos, tratamientos médicos, cirugía especializada y laboratorio clínico veterinario, y 16 programas que buscan velar por su cuidado y protección.

A su vez  se creó el servicio de urgencias veterinarias, al que puede acceder toda la ciudadanía a través de la línea 123, que se encargará de recibir alertas sobre accidentes, atropellos y maltratos a los animales.

El instituto está a cargo de Claudia Liliana Rodríguez, quien fue nombrada en el cargo en julio de este año. Asegura que el programa de urgencias veterinarias ya ha brindado atención a más de 400 animales y han registrado 27.350 propietarios de perros y gatos a través del sistema de identificación animal. Asimismo, se han atendido más de 100 casos de crueldad animal.

En el centro han implantado más de 5.200 microchips en animales de estratos 1, 2 y 3, con lo que podrán ser identificados en caso de pérdida. Sobre estos dispositivos, Rodríguez aclara que se tratan de elementos para reconocer mascotas extraviadas, y en ningún caso podrán rastrearlos ya que los microchips no cuentan con GPS.

Con información de El Espectador.

Share this