Ausencia de programas que protejan la vida de los líderes en las regiones

Lideres en las regiones.png
Foto: Revista Semana

La MOE alertó faltas de políticas de prevención contra la violencia en los planes de desarrollo territoriales e hizo el llamado para la inclusión de estos programas.

Paralelamente a las noticias sobre la pandemia, se conocen otros titulares que generan igual preocupación, como la persistencia de la violencia contra los líderes políticos, sociales y comunales. Para la Misión de Observación Electoral l- MOE la problemática no ha disminuido pese a la emergencia sanitaria, así lo reflejan los informes mensuales. Por tal razón y a raíz de que por estas fechas los gobernadores y alcaldes presentan sus planes de desarrollo a las asambleas y concejos para ser aprobados, el observatorio se dio a la tarea de revisar aquellos pertenecientes a regiones de más conflicto para conocer los programas de prevención y protección a líderes.

“Los hallazgos indicaron que los planes tienen estrategias ajustadas o insuficientes sobre políticas públicas de derechos humanos… varios territorios se sujetan a las soluciones que pueda dar el Gobierno Nacional… y el problema es que este ha fallado en la escucha a los líderes, pues las medidas que toman se dan en una sola vía e intentan llegar a los territorios, pero no atienden los llamados de las comunidades que son los directamente afectados. Citando un ejemplo, no es igual la vulnerabilidad en el Catatumbo a la del Pacífico”, afirmó a LAUD 90.4 FM Diego Rubiano, investigador de la MOE.

El observatorio estudió 50 planes de desarrollo, 25 fueron departamentales y 25 municipales. Entre algunos hallazgos está el no poder acceder a varios a esas hojas de ruta, aun siendo documentos públicos. Tan solo se logró llegar al 43% de los cuales se indagó si existían iniciativas para la protección de líderes, prevención, vigilancia de violencia política contra mujeres y atención los focos generadores de agresiones.

“Municipios como Puerto Guzmán y Puerto Asís no son concretos en las medidas pese a que han presentado casos de asesinatos. Nuestro llamado ha sido para que las asambleas departamentales y concejos municipales se apropien del tema y en los debates exijan la inclusión de este tipo de normativas”, agregó.

No obstante, hubo regiones que sí han puesto la mirada en la solución de la problemática: “Hay casos puntuales a destacar como Antioquia y Santander, ellos ya conocen el diagnóstico de la situación y especifican estrategias muy concretas, como, por ejemplo, apoyar la asignación de los esquemas de seguridad en el departamento por parte de la UNP. En cuanto a prevención, Buenaventura hace énfasis en el fortalecimiento y constitución de comités de garantía de seguridad, que son instancias y nuevas salidas del Acuerdo de Paz que no habían sido ejecutadas”. La MOE insiste en que se abran espacios de diálogos planteados precisamente en el Acuerdo, pues apuntan a ponerle fin al flagelo.

Referente al más reciente informe de violencia contra líderes locales se registraron 183 casos en Colombia, siendo Cauca y Huila los departamentos con más hechos: “sorprende y es la alerta que generamos que 100 de estos son contra representantes sociales, es el tipo de liderazgo más afectado a pesar del aislamiento. El fenómeno no se detiene” indicó Rubiano.

El investigador dijo que al hacer el rastreo a las agresiones son los líderes indígenas, campesinos y afros los más atacados, y recientemente en Bogotá se registraron casos contra organizaciones de mujeres.

Ver informe sobre los planes de desarrollo aquí.

Ver la entrevista completa aquí:

Share this