Amarga derrota para el populismo extremista en Holanda

Elecciones Holanda Foto1.jpg
Foto: AP

Luego del escrutinio del 95% de los votos registrados en las elecciones a la Cámara Baja de los Estados Generales realizadas el miércoles en el país europeo, las aspiraciones del ultraderechista del Partido por la Libertad (PVV), Geert Wilders, se han desmoronado.

Con una participación histórica del 82% por parte del pueblo holandés, la jornada electoral del miércoles impone un nuevo escenario político con la victoria del Primer Ministro, Mark Rutte, al lograr la mayoría de escaños con su Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VDD) en el cuerpo legislativo, con un total de 33 curules frente a las 20 obtenidas por la colectividad del parlamentario Geert Wilders de las 150 que componen la Cámara de Representantes.
 
Con esta victoria, se logran parar las pretensiones xenófobas y de ultraderecha propuestas por Wilders, quien durante la campaña electoral presentó una plataforma política fundamentada en el nacionalismo extremo resaltando los propósitos de sacar a los Países Bajos de la Unión Europea, ponerle fin a la inmigración y rescatar los valores holandeses; uniéndose así, a las directrices gubernamentales adelantadas por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.
 
Según Carlos Arévalo, internacionalista y jefe del área de Derecho Internacional de la Universidad de La Sabana, el resultado de estas elecciones supone un escenario de calma temporal al interior del eje europeo, ya que se tenía como referencia negativa al Brexit como un lineamiento general en la política de cambio del sistema transnacional establecido en el viejo continente. “El mensaje de este proceso es que no ganó el populismo. El temor que se tenía de que pudiera llegar una fuerza radical como la de Wilders no se materializó y eso le da un parte de tranquilidad parcial a la Unión Europea”, expresó.
 
De igual forma, indicó que aunque la coalición del Primer Ministro salió victoriosa en esta jornada, no será una ventaja definitiva en el futuro teniendo en cuenta el crecimiento que ha tenido el Partido por la Libertad y su aceptación por parte de un gran electorado en Holanda que expresa cierta afinidad con las ideas nacionalistas y de rechazo frente a la comunidad europea. “Siempre ha habido cierta resistencia al poder que puede tener la Unión Europea en las decisiones que se toman al interior de la política holandesa, precisamente ese miedo al no tener el control es lo que genera que posiciones como la de Wilders tenga ese apoyo popular”.
 
Por último, advirtió que lo interesante de estos resultados se da justamente en la posición pasiva pero resuelta rechazando procesos que se han impuesto en diferentes países, representando en muchos de ellos, un cambio en las relaciones entre gobiernos y el escenario geopolítico. “Lo que se rescata de las elecciones holandesas frente a lo que ha sucedido en otros casos como el Brexit y lo que ha pasado en los Estados Unidos, es que Holanda si le cierra la puerta a la posibilidad de nuevos espacios populistas”. Escuchar entrevista.
 
Share this