Alerta por contaminación en Bogotá

contaminacion.jpg
Foto: El Espectador

Buscando aportar al debate público que se presenta por la calidad del aire en la ciudad, la Veeduría Distrital presentó un informe detallado sobre la contaminación del aire en la capital y su impacto en la vida de los ciudadanos.

Teniendo en cuenta que la polución es la concentración de elementos sólidos, líquidos y gaseosos en el aire y que además, su control es importante para la salud al ser uno de los objetivos específicos para el desarrollo del milenio que el país adoptó desde el 2015; autoridades y especialistas han abierto una discusión frente a su repercusión en ciudades del país como Bogotá.

El Veedor distrital, Jaime Torres-Melo, habló en ‘CiberPlaneta LAUD’ sobre este importante informe y aseguró que “es un compromiso mantener la buena calidad del aire que no solo es de la ciudad sino del país. Para poder trabajar en la calidad de aire hay que entender cómo se genera la contaminación atmosférica, solamente en el 2015 hubo más de 3.200 muertes en la ciudad relacionadas con enfermedades respiratorias debido a la baja calidad del aire”, explicó. Escuchar entrevista.

La ciudad, al contar con dos focos contaminantes como la industria y el transporte; despertó la atención de la Veeduría, que analizó las fuentes móviles y consiguió datos interesantes sobre la contaminación atmosférica. “La gran mayoría de fuentes móviles en la ciudad realmente son los vehículos particulares, más de un  53% son carros particulares, seguido de un 21% de motos y un 2% es TransMilenio y el SITP”, expuso el funcionario.

Así mismo, estableció que si la ciudad quiere mantener los buenos niveles de calidad del aire, debe poner en cintura a los vehículos particulares, a las motos y especialmente a los camiones de carga. “Está bien la discusión sobre TransMilenio y pasar a tecnologías limpias, pero no hay que olvidar las otras fuentes móviles muy importantes en ese efecto sobre contaminación en el ciudad”, manifestó.

“La ciudad tiene un límite de calidad del aire y ahí hacemos otro llamado de atención a la administración, en particular al sector ambiente ya que entre 2016 y 2017 en la red de monitoreo no hemos podido disminuir la cantidad de días en registro, es decir, donde los aparatos técnicos que tiene la red de monitoreo distribuidas por toda la ciudad no logran cumplir con los niveles de error y quedamos sin registros de los niveles de calidad del aire. Estamos entre los 33 y 43 días sin registro y necesitamos volver a un máximo de 20 días que es internacionalmente aceptado y en el que estábamos en el 2015”.

Además de las inversiones que la ciudad tiene que hacer en transporte masivo, es necesario resolver el problema del Sistema Integrado de Transporte Público, es por eso, que la Veeduría Distrital junto con TransMilenio está trabajado para que  funcione mejor el SITP.

Con buena información de calidad del aire se podrá dar un mensaje a los bogotanos en que la ciudad se la está jugando por tecnologías limpias; ya que desde el año 2011, se ha venido avanzando en construir una red de análisis de esa contaminación tanto de la que viene de fuentes móviles como de las industrias.

Share this