Cruda realidad en América Latina

laud-obesidad-america-latina.jpg
Foto: TN.com

Por primera vez en la historia, el número de personas que padecen obesidad en el mundo superó a la cifra de personas que sufren hambre.

La obesidad y el hambre son los dos grandes males que padece América Latina y el Caribe, según un informe publicado por la ‘Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)’ junto con la ‘Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)’, que denuncia la grave situación alimentaria en toda la región.

El problema se evidencia en los sectores pobres de la población, las mujeres, las poblaciones autóctonas, las personas de ascendencia africana y en ciertos casos, los niños.

El informe, titulado ‘Perspectivas agrícolas 2019 – 2028’ refleja la "triple carga de la malnutrición", que se refiere a una mezcla de subalimentación, obesidad y falta de micronutrientes que crea "un problema de salud pública cada vez más grave".

Los expertos alertan también sobre la fuerte alza del consumo de proteínas de origen animal, en una región donde la dieta solía ser rica en cereales, raíces, tubérculos y legumbres.

También, el documento destaca algunas iniciativas de políticas públicas como la limitación de la publicidad de alimentos y bebidas procesadas; así como el etiquetado nutricional detallado en los paquetes.

Al mismo tiempo y a pesar de que la producción agrícola y alimentaria en América Latina es "excedentaria", la cantidad de personas en situación de inseguridad alimentaria – es decir que padecen hambre – "aumentó por tercer año consecutivo". Más que la disponibilidad de los alimentos, es su costo para los consumidores pobres lo que explica la degradación de la situación.

Hasta el año 2017, el hambre afectaba a 821 millones de habitantes en el planeta y en 2016 la obesidad alcanzaba los 672 millones, de los cuales 104.7 millones se localizaban en Latinoamérica y el Caribe.

Los investigadores esperan que sus hallazgos ayuden a orientar las políticas públicas de lucha contra la obesidad, cuyas consecuencias van desde el cáncer, diabetes, enfermedades respiratorias crónicas y problemas cardiovasculares de todo tipo.

Share this